Lovecraft: Consejos de escritores consagrados

Los buenos escritores son muchos, podríamos continuar trayendo consejos de autores que hayan diagramado un camino literario respetable; pero para no aburrirlos, hoy les presentaré el último artículo de este ciclo “Consejos de escritores consagrados”. Si les gusta, pueden leer también alguno de los anteriores, donde apreciar el punto de vista de autores como Cortázar, Quiroga, Poe, Faulkner y Baudelaire en conceptos de estilo y disciplina al escribir.

Razones para escribir

H. P. Lovecraft tenía muy claro por qué se dedicaba a escribir, decía que el género fantástico le atraía y le producía una enorme satisfacción, porque le permitía acercarse a la escurridiza sensación de lo maravilloso y de las visiones de las que la vida está llena, ya sean escenarios y paisajes como escenas o imágenes.

Expresaba que algo fundamental antes de sentarse es escribir es saber por qué lo hacemos.

En su caso, sentía predilección por los relatos donde hubiera elementos sobrenaturales porque creía que de ese modo podía atravesar la barrera entre tiempo y espacio y doblegar aquellas leyes que rigen la vida y frustran las expectativas de los humanos de conocer la verdad.

Además, buscaba incrementar, en él al escribir y en los lectores al sentarse frente a sus relatos, la sensación de miedo. Decía que ésta es una de las emociones más capaces de desafiar los cánones de las leyes naturales.
En esto creo que hay mucho de cierto, ya que como el terror se encuentra íntimamente relacionado con lo desconocido, si activamos en nosotros esa sensación posiblemente seamos capaces de comprender más allá de lo que vemos.

En lo que respecta al tiempo, seguramente se debe a uno de los más grandes interrogantes de la humanidad, íntimamente relacionado con la vida y por ende con la muerte. Un tema profundo, dramático y misterioso que por mucho que intentemos abordar siempre quedan cuentas pendientes, problemas irresolutos.

Su empeño por explorar estos campos literarios se debe a la necesidad de satisfacer su curiosidad por lo desconocido; porque consideraba que lo real y conocido resultaba ser una especie de morada-prisión donde la única forma de liberarse era instigando en las regiones encantadas y abstractas de lo sobre natural, porque en ese espacio las posibilidades son infinitas y podía vivir aventuras increíbles.

Posiblemente una de las mejores formas de comprender este género es acercándose a autores que lo hayan cultivado y embriagarse de su arte. En el caso de Lovecraft, era lector de Poe, Machen y Dunsany, a los que llamaba los grandes maestros del terror, sin duda lo son, pero también Lovecraft debe incluirse en el género.

Desde mi punto de vista, el suyo es un estilo mucho más poético y por eso me resulta imprescindible, en Lovecraft, colores y sonidos son fundamentales y sus relatos están llenos de metáforas lo que les da un aspecto de completud y hermosura. Cabe señalar la pasión del autor por las puestas de sol, que describe con excelente maestría en sus relatos, así como los ambientes lúgubres y nostálgicos.

Lovecraft decía que solía inspirarse en una idea precisa, un paisaje o el deseo de algo que sabía que tenía que sacar de su interior de algún modo; en algunas ocasiones también se basaba en elementos extraídos de su universo onírico.

Una vez tenía el objeto de la historia hilvanaba en su cabeza una serie de acontecimientos dramáticos que pudieran relacionarse con él y buscaba el modo de expresarlos de una forma concreta, clara y por su puesto lógica (dentro de la lógica Lovecraftiana). De todas formas, alguna que otra vez sus relatos son sueños contados de principio a fin.

Consejos de disciplina

Pese a que no utilizaba siempre la misma estrategia para escribir, el propio Lovecraft creó una lista de reglas que consideró podrían llegar a ser útiles a autores que desearan abocarse a la escritura de relatos de éste género. En esta lista incluía.

Recomienda comenzar redactando una sinopsis donde figuren los hechos fundamentales, sería como el boceto de un pintor. Se pueden agregar comentarios que sean relevantes para el buen desarrollo de la historia. Dicha sinopsis debe contener descripciones detalladas y mencionar todos los hechos que vayan a desarrollarse en la historia. Luego, puede ser muy útil realizar una segunda sinopsis donde se incluyan los acontecimientos de la historia en el orden que sucederán.

A partir de esa segunda sinopsis debe escribirse la historia con fluidez, sin ser demasiado crítico. Es importante que se modifique la sinopsis si la historia así lo requiere y sobre todo, debe prestarse atención al ensamblado de todos los elementos para que la historia tenga una coherencia difícilmente corrompible.

Si al redactar el relato surgen nuevas exigencias en la historia, deben perseguirse las mismas reformulando todo el relato si fuera necesario. Además es recomendable probar con diferentes comienzos y finales hasta encontrar aquel que mejor se adapte al argumento. Finalmente corregir todos los aspectos superficiales, tales como palabras, párrafos y episodios, pero sin cambiar el orden preestablecido.

Posteriormente hay que revisar todo el relato y prestar especial atención a la sintaxis, al ritmo y al vocabulario. Además de analizar la efectividad tanto del comienzo como del final y el clímax y los detalles del tono utilizado. Una vez que se ha hecho esto tan sólo resta mecanografiar prolijamente el texto y probar con alguna editorial que desee publicarnos.

La atmósfera en la literatura fantástica

Por último Lovecraft expresa que una de las cuestiones fundamentales a la hora de escribir un relato sobrenatural es la forma en la que se concibe la atmósfera. Es importante presentar bien la historia, porque no se puede utilizar los mismos elementos de una narración objetiva en una donde los hechos que se presentan son improbables o inconcebibles.

Observa que para narrar hechos espectrales es necesario poner una profunda emoción tanta como al narrar un suceso de la vida real. De este modo se consigue llegar realmente al lector, pudiendo hacer aflorar en él el mismo grado de angustia y terror que gobierna al protagonista de la historia.

Porque Lovecraft está convencido que la acción es nada si la atmósfera no está bien conformada y de nada sirve escribir literatura fantástica si antes no se tiene una noción exacta del escenario en el que se desarrollará la historia que tenemos entre manos.

Concluye diciendo que cualquier relato fantástico debe ser una pincelada nítida de un determinado comportamiento humano y que si se desea una obra atractiva y bien terminada lo ideal es no extenderse en describir sucesos increíbles, sino darlos a entender en pequeñas imágenes para que el lector comprenda que la vida es mucho más compleja que como algunos deciden mirarla.

Aclara que estas son mal que mal sus recomendaciones, de acuerdo a su forma de llevar a cabo la escritura, de todas formas dice:

Esto último no lo comparto ya que creo que Lovecraft es un gran escritor, de hecho si quieren comenzar a leer terror, se los recomiendo altamente. Es un escritor cuidadoso de los detalles y que llega a atravesarte tanto que incluso puede que pierdas cierta noción de lo que es real y lo que no.

¡Espero que este ciclo les haya resultado interesante y, de nuevo, muchas gracias por estar ahí siempre!

Comentarios1

  • Elsy Alpire Vaca

    Valioso e importante artículo sobre literatura fantástica; si bien no soy admiradora de dicho género a causa de que no me gustan los escenarios de terror, tiene muchs otros aspectos de valía que nos enseña a crecer como escritores. Mil gracias.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.