El Howard Lovecraft que no conocemos

Te invitamos a leer las cartas y los ensayos literarios de Howard Lovecraft, para poder conocer mejor al autor de «El Necronomicón».

 

Hoy se cumple el 130 aniversario del nacimiento de Howard Lovecraft, autor de una gran variedad de relatos de terror. Uno de los que supo impulsar un tipo de terror donde la mitología y el espanto se da la mano. De lectura imprescindible para cualquier amante del género. Aprovechando la ocasión voy a recomendar dos lecturas que me parecen sumamente interesantes para saber quién fue, cómo se supo ver a sí mismo y cómo entendió su literatura.
 
 

Quién fue Lovecraft

Los lectores tenemos la costumbre de creer que conocemos a los autores. Analizamos sus obras, convivos con ellos durante mucho tiempo y nos acostumbramos a tenerlos con nosotros, por lo que asumimos que son nuestros amigos, que podemos comprender el fondo del que salen sus historias. Pero no es así. O no siempre es tan fácil.

Durante mucho tiempo se tuvo la idea de que Lovecraft era un tipo desagradable, soso, enfermizo. Hasta que comenzaron a circular sus cartas, en las que pudimos descubrir que no tenía tanto en común el hombre y el escritor.

Seguramente nunca llegaremos a conocer a nuestros autores y autoras favoritos, pero la mejor forma de acercarnos a esa percepción es leyendo lo que ellos pensaron de su propia vida y de su escritura. Para eso nada mejor que acudir a sus memorias, sus correspondencias y ensayos. Y aunque a veces resulta tentador pensar que por leer a alguien ya sabemos quién es, no es así.

En el caso de Lovecfrat, entre sus relatos y su intimidad existe una gran distancia, y eso es lo que podemos descubrir al leer sus ensayos literarios y sus cartas.

Dos libros para conocer a Lovecraft

¿Cómo se veía el propio Howard Lovecraft a sí mismo y qué intención rodeaba toda su literatura? Estos dos libros pueden iluminarnos mucho este camino.

Los ensayos literarios

Ahora que Páginas de Espuma publica «H.P Lovecraft. Ensayos literarios» podemos continuar indagando en el mundo interior del escritor norteamericano. Y, a través de esta lectura, tenemos la oportunidad de conocer lo que pensaba sobre los monstruos, el amor y la naturaleza humana.

Aunque todavía no lo he leído, sin duda es un libro que ningún amante de Lovecraft debería perderse. Así que no seré yo quien se lo pierda. Creo que su lectura podría servirnos para acercarnos a las pulsiones literarias de Lovecraft. Ha sido traducido por Antonio Jiménez Morato, quien nos ofrece un repaso muy interesante sobre la obra y el pensamiento literario lovecraftiano.

Hay algo que preocupa de forma extrema a Howard, y es la pérdida de sentido del mundo. Por eso, cuando intenta afincarse en New York decide regresar a su ciudad, para apoyarse en una vida más bien tranquila. Quizá porque entiende que la única forma de aguantar es sobreviviendo en el día a día, apoyándose en la realidad, que es la materia.

Es un libro que puede permitirnos no sólo conocer más detalles de la vida interior del escritor sino también indagar acerca de las intenciones de su obra. ¿Lo leemos?

Cartas selectas

Además de sus poemas y relatos, Lovecraft fue un apasionado escritor de cartas. De hecho, su vida solitaria le llevo a relacionarse con mucha gente a través de las misivas.

Lamentablemente, o que yo sepa, no existen ediciones en español de sus cartas selectas completas, aunque pueden conseguirse en blogs dedicados al autor y a su obra. Y creo que merece la pena leer también esta faceta. En estas cartas descubrimos a un hombre con mucha chispa, para nada es la visión sombría que nos hacíamos de él.

Seguramente la lectura de su correspondencia puede ser de gran ayuda para descubrir su forma de entender la vida y la literatura.

Pienso que acercarnos a estas otras voces lovecraftianas puede ser de gran ayuda para retomar una impresión sobre el autor, donde no sigamos atados a esas ideas tan difundidas y que quizá devienen de impresiones que lectores han tenido de él sólo por leerlo.



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.