Consejos de autores consagrados: Horacio Quiroga

Hoy continuaremos con el ciclo de consejos de autores consagrados. Siguiendo con los cuentistas (el martes pasado hablamos de Julio Cortázar), hoy hablaremos de Horacio Quiroga, un innovador y atesorable escritor nacido en Uruguay.

Para Quiroga un cuento para ser bueno debe regirse por ciertas reglas, seguir unas pautas que lo ayuden a responder bien de sí mismo; sin embargo no habla de una receta vacía, sino de ciertas ayudas para desarrollar bien la labor, pero para lo cual es imprescindible contar con una ubicación y un fin.

El final es el comienzo

Algo que dijo Horacio Quiroga en repetidas ocasiones es que los cuentos siempre empiezan por el final, ¿significa esto que es el final lo más importante de un cuento? NO, lo que significa es que si no se cuenta con una última frase, posiblemente se eche a perder gran parte de la inventiva y del contenido de la narración.

Al igual que en los sonetos, en los cuentos las historias deben empezarse a escribir por el final; sin embargo, pese a que para muchos podría resultar a priori la cosa más sencilla de llevar a cabo, posiblemente existan pocas cosas más difícil que encontrar las palabras exactas para terminar un relato.
Dice:

Puede que estés pensando -¡Qué llorón!, sin embargo, esa suele ser la sensación que nos viene cuando nos sentimos incapaces de continuar con una creación o de terminar una historia, la desesperación, la cual muchos la manifestamos a través del llanto.

El final parece lo más sencillo de una historia, sin embargo muchos grandes cuentos e incluso buenos escritores han fracasado, por no saber encontrar la frase adecuada.

Algunos de los consejos de Horacio incluyen buscar para terminar frases admirativas, las cuales pueden otorgarle a la historia la perfecta resolución. Además, lo más recomendable es optar por frases breves, sobre todo aquellos cuentos que asaltan temas de gran profundidad. Algunas de las propuestas por Horacio son:

El primero es contundente y definitivo; el segundo, de una emoción aún más contenida; el tercero tiene un tinte de amargura y cierta ironía del autor; el que le sigue muestra un espíritu irónico pero es cortante y contundente y el último demuestra un dominio de la irónica en el género, aunque no es recomendable para autores principiantes.

De todas formas, Horacio dice que existe un truco que puede servirnos a los autores que podría nombrarse como el «leit-motiv».  Un final que presente una imagen, posiblemente similar a la del comienzo del cuento y que permita al lector irse de ahí llevándose la historia, es sin lugar a dudas el más adecuado.

Al final, el principio

En una novela el autor tiene mucho tiempo para explayarse y remendar aquello que no haya salido del todo bien, sin embargo en el cuento los errores se pagan con creces.

Si bien Horacio asegura que el principio no es lo primero que hay que tener encuentra, al sentarse a escribirlo es imprescindible tomarlo como la parte más importante para conseguir hacer un buen trabajo.

Lo fundamental al decidirse a escribir el comienzo de una historia es saber hacia dónde se desea ir. Horacio cita una frase que dice que la primera palabra de un cuento debe escribirse en miras del final.

Si el autor se mueve por este canon, posiblemente consiga darle al cuento un insólito vigor; además, iniciar la historia con palabras complementarias, incluyendo al lector en la historia, mencionando elementos o personajes con amplia soltura, cual si se tratara de algo que ya se ha mencionado en otra ocasión.

El comienzo debe llevar a preguntarnos: ¿quién es esa persona de la que se habla?, ¿cómo se llama?, ¿qué hace?, ¿qué motivos la llevaron a hacerlo?, etc. Se dan por sentadas muchas cosas, pero se busca atrapar la atención del lector, algo sumamente imprescindible en el arte de narrar.

En una época se recurría al diálogo para comenzar los cuentos, sin embargo con el paso del tiempo se fue desvaneciendo este recurso posiblemente porque el tiempo en el cuento es tan reducido y fugaz que es estrictamente necesario no perder ni un instante, y crear un diálogo sin incluir ciertos elementos innecesarios, parece una tarea casi imposible.

La utilización de ciertas fórmulas ya abandonadas consiste para Horacio en uno de los trucos más eficaces. Recurrir a frases que inspiran intriga o evocan otras, que provocan una cierta curiosidad sin hacer perder la calma del lector.

Por último, Horacio agrega el consejo de usar ciertos trucos por demás conocidos como la contraposición de adjetivos que podrán colaborar significativamente en la confección de los cuentos.

El decálogo de Horacio Quiroga

Como no podía ser de otro modo, concluiremos el artículo citando algunos de los puntos más relevantes del decálogo escrito por Quiroga titulado «Decálogo del perfecto cuentista».

Los diez puntos escritos por Quiroga, que considera fundamentales para conseguir el cuento ideal, incluyen el tomar a un escritor como maestro y creer en él como si se tratara de un dios; y nombra a grandes del género como Allan Poe y Anton Chejov, entre otros.

En otros de los puntos recomienda resistirse a la imitación e intentar encontrar un estilo propio, dos aspectos fundamentales que exigen una dedicación y una entrega similar a la que se tiene con una pareja.

Pero seguramente el mejor consejo de Quiroga es de tomar a los personajes de la mano y saber siempre hacia dónde van y hacia dónde va el cuento, a fin de utilizar las palabras adecuadas y no perder el tiempo en adjetivaciones sin necesidad o distracciones innecesarias.

Hasta aquí hemos llegado, espero que estos consejos les hayan resultado interesantes. Es importante que recordemos siempre que un buen consejo no hará necesariamente que escribamos buenas historias, pero sí es posible que una mala historia termine siendo buena porque hemos sido capaces de escuchar un consejo que nos ha iluminado y nos ha ayudado a salir adelante. A fin de no terminar como ese amigo de Quiroga, llorando frente al manuscrito ;-). ¡Mucha suerte!

Comentarios3

  • Caracola

    Mega interesantes !! ;) muchas gracias. Un abrazo

    • Tes Nehuén

      ¡Muchas gracias! Me alegro mucho de que te haya gustado. El martes próximo colgaremos un nuevo de este ciclo pero el autor que trataremos es sorpresa ;-). Besotes.

    • Elsy Alpire Vaca

      Qué lindo artículo!!! Siempre es valorable toda la ayuda que nos dan, se ane forma de consejo, información, referencia, guía o coemntaros; éste al menos, nos ayuda mucho. Mil gracias.

      • Tes Nehuén

        Como siempre. ¡Muchísimas gracias, Elsy! He estado leyendo tus poemas, ¡muy bonitos!. Un abrazo.

        • Elsy Alpire Vaca

          Textil;
          A tí las gracias por leerme, por si acaso te hago saber mi humilde página: www.elsyalpire.blogspot.com a fin de que cnozcas un poquito de mi tierra amazónica pandina boliviana. abrazos y que tengas éxitos en todo lo que hagas. Elsy.

        • Hay 1 comentario más

        • Thenamora

          Exelentes recomendaciones para tomar en cuenta, sobre todo para quienes recien nos iniciamos en esta aventura lírica y poética.



        Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.