La obra de Enrique Vila-Matas

Enrique Vila-Matas nació el 31 de marzo de 1948 en Barcelona y es uno de los escritores vivos de esta tierra con mayor prestigio internacional. De su biografía se dicen muchas cosas, como que algunas de las cosas que allí se cuentan no son del todo ciertas, sin embargo su obra recorre el globo y cada vez consigue más adeptos.

Entre las cosas que se cuentan de Enrique se dice que mientras vivió en París le alquiló una boardilla a la ultra conocida escritora Marguerite Duras, lugar donde escribió su segunda novela: «La asesina ilustrada». Algunos opinan que en la vida de Enrique la realidad y la ficción se entremezclan y es dificil saber qué cosas son fieles a los acontencimientos y cuáles han sido producto de su imaginación.

Obras de Enrique Vila-Matas

Algunas de sus obras más reconocidas son «Al sur de los párpados», «Impostura», «Historia abreviada de la literatura portátil» e «Hijos sin hijos».

Ha colaborado como periodista tanto en medios españoles como «Fotogramas», como de Francia e incluso Latinoamérica; además publicó un gran número de ensayos literarios y un híbrido entre novela y artículo periodístico que se tituló «Un irónico París no se acaba nunca» donde cuenta su experiencia mientras vivió en esta ciudad y muestra las calles, las costumbres, todo lo referente a esta urbe icónica del arte, desde un punto de vista cómico y hasta irrisorio.

Cabe aclarar que también son muy conocidos sus cuentos, tales como «Exploradores del abismo» y «En el Dietario voluble», los cuales también han conseguido ubicarlo en una posición de prestigio en lo que respecta a obras literarias.

El año pasado publicó su última novela, la cual se tituló «Dublinesca», la cual ha sido traducida a una cantidad de idiomas y ha sumado fama y reconocimiento para Enrique a lo largo de todo el mundo.

«Dublinesca» relata la vida de un editor en crisis en Dublin y el relato se verá entrelazado con historias de Joyce y Beckett. La historia comienza cuando el editor tiene un sueño premonitorio, se ve en una ciudad extraña, Dublín, donde nunca ha estado. Entonces decide viajar allí para entender la razón de ese sueño e intentar salvar su existencia, que venía en declive a raíz de la quiebra de su sello editorial.

Cabe destacar que también se menciona en la obra que el protagonista pertenece a la Orden del Finnegans, cuyos integrantes se obligan a venerar la novela «Ulises» de James Joyce y a asistir cada 16 de junio a Dublín, al Bloomsday, una larga jornada dedicada a Joyce y que culmina al atardecer en Torre Martello donde se leen unos fragmentos de Ulises.

Características de su obra

Enrique Vila-Matas no cultiva un único género literario, en sus novelas se pueden encontrar aspectos propios del ensayo e incluso la crónica periodística, esto le da a sus obras un aspecto original, casi único, y es posiblemente la razón por la que se ha vuelto tan famoso, pues su forma de escribir llama la atención, atrae sobre todo al público joven, ansioso de nuevos referentes literarios.

Según el escritor y periodista argentino Rodrigo Fresán:

Es gracias a sus cualidades como escritor que Enrique ha conseguido que tanto la crítica literaria española como internacional lo ubique en un lugar de prestigio, cosa no del todo fácil de conseguir, y pese a que los premios le han llegado en su mayoría tardíamente, Enrique ha logrado pisar fuerte y mostrar que tiene algo nuevo e único para ofrecer en cada obra nueva que publica.

Un fiel seguidor de Kafka

Enrique es un aficionado a la obra del escritor Kafka, nacido en Praga, se pregunta hasta cuándo tendremos que oír comentarios de grandes escritores asegurando que escriben para no morir y continúa contando que André Gide era uno de los que aseguraba esto, confiándose a su supervivencia a través de la eternidad de sus obras; mientras que Kafka decía que lo hacía para «poner algo a resguardo de la muerte» .

Enrique asegura que coincide con Kafka quien considera que lo que en realidad quería expresar en esas palabras era que creía en la capacidad de morir a través de la obra que escribía y no que buscaba ponerse a sí mismo al abrigo de la muerte. Según Enrique toda la obra de Kafka es en sí misma una vivencia de la muerte. Si pudieramos acercarnos al entendimiento de la muerte a través de la obra Kafkiana podríamos comprender la obra a fondo, tan característica y a la vez tan lúcida.

Enrique continúa diciendo que el deseo más puro y la mejor manera de encaminar el trabajo literario sería el de conseguir desaparecer en la obra, centrarse en esa idea al punto de olvidarse de todo lo demás, para conseguir pureza y la verdadera razón por la cual se escribe, morir.

Comentarios2

  • herminia trejo

    excelente artículo

  • La Su.

    "UNA VIDA ABSOLUTAMENTE MARAVILLOSA" de este magnífico autor, es imperdible, entre tantos títulos.
    Se dice que es el ensayista que relata o el cuentista que ensaya.
    Buenísimo este artículo para conocer a este tremendo Escritor.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.