Consejos fundamentales del Refranero Popular

En este ciclo de refranes, recopilamos en cada capítulo aquellos consejos relacionados con un tema en particular. En entregas anteriores hablamos sobre frutas, animales, árboles, oficios e incluso sobre la buena y la mala suerte. Hoy vamos a centrarnos en la importancia de adoptar una buena actitud frente a las cosas para vivir mejor.


A lo largo de la vida tenemos que enfrentar situaciones que pueden resultarnos desagradables, incómodas o incluso dañinas. Saber adoptar la situación adecuada en esos momentos para que las consecuencias de esos conflictos no perduren en nuestra existencia socavando nuestro bienestar es fundamental. Para ello, tener en cuenta algunas de las frases de nuestro refranero popular puede servirnos de gran ayuda; puesto que la sabiduría popular suele acertar en torno a los conflictos de la vida cotidiana.

¡Tenemos mucho que aprender de nuestro refranero popular!
 
 

La mejor actitud cuando las cosas no son agradables

Uno de los temas que más presencia tiene en el refranero popular es acerca de nuestra actitud sobre las acciones de los demás. Se nos propone no darle demasiada importancia a aquello que no la tiene y evitar que lo que otros dicen nos provoque malestar. Así tenemos este refrán:

en el que se nos recomienda no hacerle caso a aquel que habla negativamente sobre nosotros o personas a las que queremos si creemos que no tiene razón o que sus intenciones son provocar una reacción pulsiva en nosotros.

Pero algunas cosas sí son importantes, y es importante que reflexionemos con atención en torno a ellas. Así, tenemos este otro refrán que dice:

que, aunque muchos lo usan como una afirmación contra la vida en común a la que se aferran dos personas, en realidad nos invita a no tomar a la ligera un acto que puede cambiarnos la vida y que podría provocar consecuencias en nuestra persona y en aquellos que se hallen involucrados. Este refrán es extrapolable a todas aquellas situaciones en las que tenemos que tomar una decisión que pueda afectar a otras personas además de a nosotros. Se nos invita a estar precavidos y a no tomarnos las cosas a la ligera.

Es importante tomar decisiones y no esperar que todo nos venga de arriba. Sobre esto también existen muchos refranes. Como éste:

que aunque tenga una deidad de por medio en realidad se refiere a no esperar que los demás nos resuelvan la vida, ni a dejar que las cosas se den solas; por el contrario, se nos invita a tomar decisiones y a adoptar una actitud segura para obtener aquellas cosas que deseamos. Poniendo nuestro mayor esfuerzo por alcanzar nuestras metas.

Y si nada funciona… respira

Este es otro interesante consejo que podemos extraer de nuestro refranero. Hace referencia a la importancia de cerrar a tiempo las discusiones o las relaciones. En las guerras antiguas se facilitaba la retirada del enemigo allanando el camino; de este modo se iba y no tenía tiempo de reagruparse y contraatacar. En la actualidad puede servirnos para no darle demasiadas vueltas a las cosas, para favorecer que aquellos que nos molestan, ofenden o dañan, se alejen sin darles tiempo a repensar la situación y volver a la «contienda».

Otro refrán relacionado con la guerra es el que dice:

Se ha extraído de las máximas de Maquiavelo, y en ella se sugiere que la mejor forma de controlar una situación es provocando la incomodidad y las peleas en el grupo. Este refrán no se utiliza de forma positiva, sino para mantenernos atentos ante las actitudes de otros y, cuando formamos parte de un grupo, para distinguir este tipo de actitudes y saber quiénes desean la unión y el orden y quiénes esperan que el grupo se separe.

Pero si a pesar de nuestro esfuerzo, de no darle importancia a lo que otro dice y de adoptar una actitud positiva frente a una determinada situación no conseguimos sentirnos a gusto, lo mejor que podemos hacer es cambiar de tema, asumir que ya no tiene solución y adoptar una actitud de superación. Dicho de otra forma, haciéndole caso a este sabio consejo de nuestro refranero popular:

Y si ninguno de estos consejos nos sirve, y tampoco somos capaces de salirnos del conflicto sin sufrir algún tipo de daños, podríamos recordar este otro y sabio consejo que nos avisa que todas las heridas cicatrizan y lo mismo ocurre con las situaciones de la vida, se superan, se olvidan, quedan atrás. El dicho es:



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.