Bevilacqua y Chamorro, los personajes más importantes de Lorenzo Silva

Ayer se daba a conocer el fallo del Premio Planeta en este 2012 y este otorgaba dicho galardón al escritor madrileño Lorenzo Silva. Un autor, ganador en el 2000 del Premio Nadal, que ha logrado aquel reconocimiento gracias a la novela titulada La marca del meridiano, que se enmarca dentro del género policíaco y que tiene como protagonistas a dos de los personajes más importantes de su trayectoria literaria: los Guardias Civiles Rubén Bevilacqua y Virginia Chamorro.

Un sargento y una cabo aquellos, respectivamente, que, con este último libro, han sido los ejes vertebradores de un total de siete trabajos narrativos de Silva gracias a que, desde su primera aparición, consiguieron encandilar al público con sus investigaciones e historias. Tanto es así que incluso alguno de los mismos fue llevado a la gran pantalla.

En concreto la primera narración en la que este escritor presentó a dichos personajes fue en El lejano país de los estanques. En el año 1998 fue cuando se publicó aquella en la que se cuenta como el citado sargento deberá iniciar el esclarecimiento del asesinato de una mujer extranjera que ha aparecido muerta en una urbanización de Mallorca.

La entonces inexperta Chamorro será el agente que le acompañará en este caso que les llevará a moverse por algunos de los ambientes más sórdidos de la sociedad balear tales como clubes nocturnos donde los “trapicheos” están a la orden del día.

Crímenes e investigaciones policiales

El alquimista impaciente (2000), con la que Silva logró el citado Premio Nadal, fue la segunda entrega de las aventuras de estos dos guardias civiles. En este caso se encargan de esclarecer la extraña muerte de un trabajador de una central nuclear que ha aparecido atado a una cama en un motel de carretera.

No hay ningún tipo de pista que demuestre que dicho fallecimiento ha sido fruto de un asesinato, sin embargo, Bevilacqua está seguro de que algo oscuro se esconde detrás de lo sucedido. Por ello, él y su ayudante comenzarán una investigación en la que se pondrán en contacto con el entorno más cercano de la víctima lo que les llevará a descubrir que esta llevada una doble vida.

En 2002 llegó la tercera novela de esta serie policiaca: La niebla y la doncella. Un libro este donde los protagonistas tendrán que investigar un caso del pasado: el asesinato de un joven cuyo cadáver apareció en un bosque de la isla canaria de La Gomera.

Un alto cargo político, suegro del fallecido, fue a quien se culpó en su momento de la muerte pero finalmente acabó siendo absuelto. No obstante, la madre del chico, gracias a sus poderosas relaciones, ha conseguido que el caso se reabra y que sean los citados investigadores los que intenten descubrir quién fue el criminal.

Nuevos casos para Bevilacqua y Chamorro

Con estos tres libros sobre Bevilacqua y Chamorro, Lorenzo Silva ya logró un gran éxito de público y crítica por lo que decidió desarrollar una cuarta entrega, titulada Nadie vale más que otro (2004), que estaba compuesta por cuatro historias cortas sobre dichos personajes. Relatos que plantean varios casos diferentes: la muerte de una mujer a manos presuntamente de su esposo, el crimen de un inmigrante, el asesinato de una niña y un ajuste de cuentas que acaba con un fallecido.

Quien desee disfrutar al completo de la saga policiaca de estos guardias civiles debe saber que el resto de títulos que la conforman son: La reina sin espejo (2005), La estrategia del agua (2010) y finalmente la citada y premiada La marca del meridiano (2012).



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.