Vicente Molina Foix

Tener un pase libre para ver todas las películas que llegan al cine es el sueño de muchas personas. El español Vicente Molina Foix gozó de dicho privilegio en la niñez, gracias al trabajo desarrollado por su padre en la diputación de Alicante. Esa infancia investida por el arte, sin dudas, fue decisiva para que Molina Foix se dedicara a las letras en su adultez.

Vicente Molina FoixNacido el 18 de octubre de 1946 en la ciudad de Elche, cursó Filosofía y Letras y Derecho en la Universidad de Madrid y se especializó en Historia del Arte en la Universidad de Londres. En Inglaterra, también trabajó como docente en Oxford.

Su primer libro, una novela titulada “Museo provincial de los horrores”, fue publicado en 1970. Por aquellos años, también se desempeñó como guionista cinematográfico y como asistente de dirección.

Su producción literaria se incrementó con otras novelas y guiones, pero también con poemarios, cuentos, ensayos y obras de teatro: “Busto”, “Los padres viudos”, “La comunión de los atletas”, “Los ladrones de niños”, “La quincena soviética”, “Los abrazos del pulpo”, “La edad de oro”, “El vampiro de la calle México”, “La mujer sin cabeza”, “El abrecartas”, “Don Juan último” y “Con tal de no morir” son otras de sus obras.

Gracias a varios de estos libros, Molina Foix obtuvo distintos reconocimientos como el Premio Nacional de Narrativa, el Premio Herralde de Novela, el Premio Barral, el Premio Alfonso García Ramos y el Premio Azorín.

Las películas de la infancia también influyeron en la decisión de Molina Foix de dedicarse a la dirección cinematográfica. En 2001, dirigió su primer filme que tituló “Sagitario” y que contó con las actuaciones de Eusebio Poncela y Ángela Molina.

Entre las facetas profesionales de Vicente Molina Foix, aparece además su rol como traductor, adaptando clásicos de William Shakespeare a nuestra lengua.



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.