Federico García Lorca


Paisaje




El campo
de olivos
se abre y se cierra
como un abanico.
Sobre el olivar
hay un cielo hundido
y una lluvia oscura
de luceros fríos.
Tiembla junco y penumbra
a la orilla del río.
Se riza el aire gris.
Los olivos,
están cargados
de gritos.
Una bandada
de pájaros cautivos,
que mueven sus larguísimas
colas en lo sombrío.

Ver métrica de este poema







Poemas de Federico García Lorca



Poema Siguiente >>






  • 1
    Rubealonz Zuso SanchezPuntos: 5549

    Rubealonz Zuso Sanchez

    me gusta!

    Calificó este poema con un 10

  • 2
    AkllarPuntos: 4207

    Akllar

    Muy bueno...:)



Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.

Gestionado con WordPress

SitemapSitemap 2Sitemap 3PrivacidadContacto — Publicidad