Víctor Botas

Paisaje

 Poema siguiente

El paso innumerable de las olas.
La inquietante presencia del crepúsculo.
La noche en el sauzal, depositando
su voluntad de sombras.

Pero no estabas tú, y aquel instante
en vano negará
su propensión a olvido.

Poema siguiente 

 Volver a
Víctor Botas