En el género lírico, el autor busca expresar sus sentimientos y emociones respecto al objeto de su inspiración. Por lo tanto, refleja la subjetividad del creador. Este género literario recibe el nombre de lírico ya que, en la antigua Grecia, sus obras solían ser cantadas con el acompañamiento de un instrumento llamado lira.

El género líricoLa forma habitual de la lírica es el verso, desarrollado en primera persona. Los tiempos verbales (presente, pasado y futuro) aparecen combinados y se alternan. El lenguaje habitual limita el género lírico a la oda y sus diversas formas (himno, cantata, cántico, ditirambo, etc.), aunque su aceptación más amplia comprende también a la canción, la balada, la elegía, el soneto e incluso a las obras de teatro destinadas a ser cantadas, como las óperas.

El género lírico no posee metro ni ritmo propios, sino que el poeta utiliza el que cree conveniente. Este género se caracteriza por la presencia de un hablante lírico (que expresa los sentimientos del poeta respecto al objeto lírico), el objeto lírico (el ente o la situación que provoca los sentimientos del poeta), el motivo lírico (el tema del cual trata la obra) y la actitud lírica (la forma en la que el hablante lírico expresa sus emociones; puede ser enunciativa, apelativa o carmínica).

En cuanto a los elementos del poema lírico, presenta un conjunto de palabras sujetas a medida y cadencia de ciertas reglas fijas. La menor división estructurada es el verso, que sólo tiene razón de existir cuando aparece en función de otro u otros versos.

El conjunto de versos que comparten una cierta medida o una rima en común se conoce como estrofa. Cada estrofa cuenta con un grupo de versos en número determinado y fijo, con un número concreto de sílabas en cada verso y con una colocación determinada de las rimas. Según el número de versos y rimas, las estrofas forman series.