En pocos días más, el Museo Británico que se localiza en la ciudad inglesa de Londres comenzará a exhibir una interesante colección de marfiles de más de tres mil años de antigüedad que la institución adquirió tiempo atrás por 1.880.000 dólares.

Agatha ChristieMás allá de la relevancia arqueológica que poseen, estas piezas resultan valiosas porque entre ellas hay algunas que quedaron durante varios años en poder de la admirada escritora Agatha Christie, la responsable de títulos como “El misterioso caso de Styles”, “El asesinato de Roger Ackroyd”, “Después del funeral”, “Los trabajos de Hércules” y “La muerte visita al dentista”, entre muchos otros.

Según ha trascendido, la novelista entró en contacto con estos objetos porque fue su marido, el arqueólogo Max Mallowan, quien dirigió las excavaciones que se llevaron en la superficie que en la actualidad ocupa Irak y que permitieron descubrir estos tesoros que, originalmente, estaban recubiertos de oro y piedras preciosas.

Tras la obtención por parte de su compañero de estos delicados elementos, Christie dedicó largas horas a limpiar a cada uno de ellos. De acuerdo a los datos reproducidos por el diario El País, para dejarlos brillosos y despojarlos de todo tipo de suciedad sin provocar daños en el marfil, la talentosa escritora utilizó un “palillo de naranja, una fina aguja de tejer y un pote cosmético de crema para la cara”.

Sin dudas, el método elegido por “La Reina del Crimen” es por demás extraño y, ante su perfil atípico, ya hay quienes sospechan que dicha rareza aumentará el interés social por apreciar de cerca la colección y comprobar si, en efecto, las cremas de Ágatha Christie sirvieron para preservar a estos marfiles que fueron realizados en distintas ciudades sirias y fenicias para decorar muebles, carruajes y arreos de caballos.

Link relacionado:

http://almacosta.wordpress.com/2011/03/08/los-marfiles-que-agatha-christie-salvo-con-crema-de-cutis/