Al analizar la producción literaria de José Emilio Pacheco uno puede descubrir que existen en la obra de este escritor nacido en la Ciudad de México el 30 de junio de 1939 distintas propuestas para apreciar cada una de las facetas que el autor ha cultivado a lo largo de su trayectoria.

El silencio de la luna“Las batallas en el desierto”, por ejemplo, permiten valorarlo como novelista, mientras que textos como “Los elementos de la noche”, “El silencio de la luna” y “La arena errante” dejan en primer plano su talento como poeta.

Hoy, como el título de este artículo anuncia, sólo pondremos el foco de la información en el contenido de “El silencio de la luna”, un trabajo que en 1996 fue distinguido por la Casa de Poesía Silva de Bogotá como el “Mejor Libro de Poesía en Lengua Española” que se publicó en el periodo comprendido entre los años 1990 y 1995.

De las páginas de esta obra parece desprenderse una intensa voluntad de aportar luz tanto al lenguaje como al mundo en general, ya que los poemas que se atesoran allí pretenden servir de espejo y disparador de reflexiones sobre la realidad circundante.

La lectura de esta creación de José Emilio Pacheco permite, por ejemplo, contemplar imágenes hermosas en medio de cuadros fugaces y violentos, así como también brinda la posibilidad de hallar una conexión entre la tragedia y el desgarramiento y los asuntos estrafalarios o vinculados a la omnipresencia del poder.

“El silencio de la luna” es resultado de muchos años de trabajo y esfuerzos literarios. En él, el autor acumuló versos que funcionan como testimonio de ciertos episodios que marcaron el fin del siglo XX y que, para facilitar su comprensión, han sido divididos en cinco secciones. Por fortuna, todavía hay en el mundo varios ejemplares en circulación, así que si les atrae la idea, pueden intentar conseguir uno para valorarlo por sí mismos.