De acuerdo al criterio de quienes a diario publicamos información en Poemas del Alma, comenzar la semana con un libro de Gabriel García Márquez como obra recomendada es una opción más que interesante.

Por agrupar siete cuentos breves y una novela corta, “Los funerales de la Mamá Grande” es un libro que puede ser leído en un periodo no mayor a los siete días. De este modo, las jornadas pueden resultar más llevaderas ya que, si se destinan algunos minutos diarios a la lectura, las obligaciones laborales no parecerán tan agobiantes.

La creatividad de García Márquez logra que, una vez más, el lector centre su atención en el ambiente de Macondo (un sitio que, gracias a Gabo, se volvió célebre), pero también hace que quien lee estos relatos disfrute, sienta intriga y se interese por episodios que, pese a tener algún grado de realidad, pertenecen al plano de la ficción.

“Los funerales de la Mamá Grande” es un material donde las descripciones no se limitan a los pájaros que mueren en el pueblo, a las vivencias de una mujer y su hija que deciden visitar la tumba de un familiar ni a las alucinaciones de un párroco que dice ver al diablo. En este trabajo publicado en 1962, el suceso más trascendente parece ser el entierro de María del Rosario Castañeda y Montero, una anciana de más de noventa años de vida a la que todos conocen como la Mamá Grande.

La despedida de esta mujer que conservó la virginidad durante toda su existencia y llegó a ser la soberana absoluta del lugar no es, para los ciudadanos, un hecho menor. Por eso, sus funerales consiguen reunir tanto a prostitutas, hechiceros y contrabandistas como al presidente de la República y al Sumo Pontífice.

Si Macondo ha logrado hechizarlos en otra oportunidad, no duden en conseguir un ejemplar de esta obra donde Gabriel García Márquez logra desplegar, como en tantas otras ocasiones, todo su talento y creatividad.