En 1981, la producción literaria del destacado escritor mexicano José Emilio Pacheco se amplió (y hasta podría decirse que se consolidó) con la publicación de “Las batallas en el desierto”, una elogiada novela breve cuyo argumento gira en torno a los problemas sociales, políticos y económicos que se vivieron durante la presidencia de Miguel Alemán. La trama, narrada en primera persona, incluye también una descripción sobre la moral ambivalente del México de la década del 40.

Más allá de dejar al descubierto la historia de un amor imposible, criticar el terror cotidiano que se vivía en el México de aquella época, denunciar la corrupción tanto social como política, recordar el mundo antiguo y contar el inicio del México moderno, esta obra pretende rescatar las memorias colectivas e individuales de la ciudad de México y asombrar al lector con una estructura compleja disimulada por una aparente sencillez que convierte al relato en un valioso documento capaz de ser analizado desde una gran variedad de perspectivas.

Desde que este material salió al mercado, fueron muchos los lectores y críticos que, a lo largo del mundo, demostraron interés por el contenido de “Las batallas en el desierto”. Gracias a ello, la novela fue adaptada al cine, inspiró a Café Tacuba a componer un tema musical en su honor titulado “Las batallas” y fue traducida a numerosos idiomas, entre los que pueden destacarse el inglés, francés, griego, ruso, japonés e italiano.

Sin duda, el estilo utilizado por José Emilio Pacheco para elaborar este impactante, tierno y conmovedor texto que invita al lector a convertirse en testigo de las vivencias de Carlos, un niño que se enamora de la madre de uno de sus compañeros de la escuela primaria, hace de “Las batallas en el desierto”, una gran obra maestra que vale la pena leer.