Por estos días, los medios de comunicación del mundo se han hecho eco de una noticia que involucra a “Don Quijote de la Mancha”, la obra maestra de Miguel de Cervantes Saavedra que no sólo es uno de los relatos más destacados de las letras españolas, sino que también es una de las novelas más traducidas de la literatura universal.

Según publica la revista Ñ, la psicoanalista francesa Francoise Davoin ha asegurado que este indiscutido clásico podría ayudar a combatir la depresión y frenar la melancolía porque enseña a librarse “de las experiencias traumáticas”.

Estas apreciaciones surgen del análisis que la especialista ha hecho en torno a la historia narrada en “Don Quijote de la Mancha”, cuyas conclusiones ha plasmado en el libro “Don Quijote para combatir la melancolía”. Desde su punto de vista, en este relato abundan las “escenas de psicoanálisis” ya que, por ejemplo, el hidalgo y Sancho Panza, su escudero y entrañable compañero, “intentan comprender juntos qué les está pasando”.

Por supuesto, la teoría de Davoin es mucho más compleja y está respaldada por una serie de explicaciones, pero la información proporcionada en este artículo resulta suficiente para hacer referencia, una vez más, a esta destacable novela que ha sido varias veces adaptada al cine y al teatro.

“Don Quijote de la Mancha” apareció, en un principio, dividida en dos partes. La primera se tituló “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha” y fue publicada en 1605. La otra, se dio a conocer diez años más tarde bajo el nombre de “El ingenioso caballero Don Quijote de la Mancha”. Desde entonces, este libro que narra las aventuras de un hidalgo apasionado por las historias de caballería que, después de enloquecer, comienza a actuar como un caballero medieval y desarrolla un amor platónico hacia Dulcinea del Toboso, no ha dejado de reeditarse y traducirse.