En 1941, la escritora chilena María Luisa Bombal fue distinguida con el Premio de Novela de la Municipalidad de Santiago por “La amortajada”, una novela corta que publicó en 1938. Décadas después de haber sido lanzado, este exitoso libro dio origen a una serie televisiva de 20 capítulos que fue transmitida por la Televisión Nacional de Chile.

“La amortajada” tiene como protagonista a Ana María, una mujer que pierde la vida a causa de un infarto. Tras ser depositada en el ataúd y, a medida que se van acercando hasta su cuerpo sus familiares y amigos, ella comienza a recordar diversas anécdotas relacionadas a cada una de esas personas.

De esta forma, consigue reconstruir algunas vivencias con su amiga Zoila (una señora ya mayor que la vio nacer, la crió y la cuidó durante toda su vida), otras basadas en experiencias compartidas junto a su esposo Antonio, sus hijos Alberto, Fred y Anita, su amante y confidente Fernando, su primer amor y hasta con su padre y su hermana Alicia.

“Tantos seres, tantas preocupaciones y pequeños estorbos físicos se interponían siempre entre ella y el secreto de una noche. Ahora, en cambio, no la turba ningún pensamiento inoportuno”, sintetiza el narrador de esta obra mientras la protagonista continúa con este ejercicio introspectivo.

Valiéndose de recursos ficcionales que le permiten concederle al personaje principal, un ser ya fallecido, la capacidad de ver y sentir, la autora cautiva a los lectores con una especie de examen de conciencia. Gracias a este proceso, Ana María es capaz de viajar a través del tiempo: revive ciertos episodios significativos de su infancia, rememora el vínculo materno, su acercamiento al amor y hasta algunas costumbres familiares. Así, pues, la protagonista consigue entender e intenta resolver aquellas cuestiones que no le habían permitido disfrutar de una felicidad plena y eterna.