Resumen de El infierno de Marta

Aunque el amor es el sentimiento más maravilloso que puede surgir en un ser humano, no todo lo que rodea a esta emoción es lindo. A veces, por ejemplo, uno puede enamorarse de la persona equivocada, sufrir por no ser correspondido y hasta caer en la trampa de alguien que finge interés en una persona sólo para beneficiarse con las reacciones que ésta pueda llegar a tener por el simple hecho de estar enceguecida por el amor.

Si bien los adultos tienen la posibilidad de vivir con mayor libertad un compromiso sentimental, son las adolescentes quienes más idealizan el tema de la pasión y el afecto en una pareja. A medida que ellas se sienten atraídas por alguien y se rinden ante los poderes de Cupido, el amor y la fascinación por el ser amado comienzan a inundar sus vidas al tiempo que se acrecienta la posibilidad de sufrir desengaños o padecer consecuencias inesperadas producto del deslumbramiento por la figura amada.

Consciente de estas realidades, el escritor Pasqual Alapont elaboró, hace unos años, una historia que aborda, desde la ficción, el caso de una joven que, por confiar en la persona equivocada, se vio obligada a pagar un alto precio.

Ya desde su título, esta obra que se dio a conocer bajo el nombre de “El infierno de Marta” permite descubrir qué tipo de relato quedará al descubierto a lo largo de las diversas páginas de este libro.

Como resulta evidente, no es una fábula fantasiosa de una princesa que encuentra a su príncipe azul, sino un drama protagonizado por una joven que se enamoró de la persona equivocada, un muchacho que la condujo hacia un infierno tan difícil de soportar como de dejar atrás.

Marta, la protagonista de esta historia enmarcada en el género del thriller, es una víctima del amor, pero también es quien le permite al lector conocer los secretos de una amistad que atrapa por su ternura y fortaleza.

Comentarios1

  • Elsy Alpire Vaca

    ¡¡¡Hay el amor!!! Fuerza motora de todo diría yo; solo que para cosechar éxitos con una pareja en toda la vida, no hay que dar solo 50% como antes se nos enseñaba, cosa de que entre parte y parte formaba el 100% de garantía en la relación. Pero...dónde está el porcentaje para los frutos de ese amor? Para responder a la interrogante hay que dar el 100% por ambas partes cosa de acumular amor para los hijos de la pareja enamorada, solo así se puede entender el amor como ideario principal para el bienestar de toda sociedad. Me gustó el artículo porque enseña a reflexionar sobre el tema y gozar la oportunidad de pensamientos aplicables en la vida normal. Gracias.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.