Hace un tiempo, en Poemas del Alma comentamos la organización de un concurso para elegir la palabra más bella de la lengua castellana. Más de 41.000 personas quisieron dar su opinión y eligieron los términos que consideraron apropiados para semejante distinción.

Poesía amorosaFinalmente resultó elegida la palabra “amor”, con 3.364 votos. “Amor” incluso duplicó a su perseguidora inmediata, “libertad” (1.551 votos). ¿Por qué creemos que no es casualidad una elección de este tipo? Porque la poesía amorosa es probablemente la preferida por millones de lectores en todo el mundo.

Pocos pueden evitar la tentación de recurrir a la poesía cuando se acerca el 14 de febrero, jornada en la que se celebra el Día de los Enamorados o de San Valentín. Un buen poema romántico permite transmitir sentimientos que, a veces, nos cuestan expresar.

Tampoco hay que pensar que la poesía amorosa solo puede acompañarnos un día al año. Ni siquiera hacen falta las fechas especiales, como un aniversario o un cumpleaños. El amor es una realidad cotidiana para los afortunados. Siempre es bueno compartir un poema con tintes amorosos o, al menos, leerlo y tomarlo como inspiración.

Para finalizar, una cuestión importante: aunque al escuchar la palabra “amor” la relacionamos con el amor romántico en forma casi inmediata, su significado es mucho más amplio. Las relaciones familiares, por ejemplo, se construyen en base al amor. El amor de un padre o de una madre hacia un hijo es, seguramente, una sensación inigualable.

Incluso las amistades se basan en el amor y en otros sentimientos relacionados, como el respeto. Todas las cosas agradables de la vida implican al amor, como el amor a una actividad (“amo tocar la guitarra”), a un equipo de fútbol o a un artista. El amor, en todas sus variantes y magnitudes, siempre dice presente.