A la hora de describirse, la escritora Ursula Kroeber Le Guin se autodefine como una “feminista anarquista y taoísta”. Nacida el 21 de octubre de 1929 como fruto de la unión entre una escritora y un antropólogo, ya desde muy temprano manifestó interés por los mitos y leyendas de todos los pueblos de la Tierra. Respecto al ámbito literario, probó suerte a los 11 años con un relato enviado a la prestigiosa revista “Astounding Science Fiction”, pero fue rechazada.

Ursula K. Le GuinEn 1951 se graduó en la Escuela Radcliffe de la Universidad de Harvard y, tiempo después, hizo un posgrado en lenguas romances en la Universidad de Columbia. Al finalizar ese curso, la escritora viajó a Francia para estudiar gracias a que pudo conseguir una beca Fulbright. Fue en ese marco en el que conoció a Charles Le Guin, con quien se casó en 1953.

Al regresar a Estados Unidos, Ursula K. Le Guin se dedicó a enseñar francés en diversas universidades y retomó su interés literario, que la llevó a publicar seis libros de poesía, veinte novelas, cuatro colecciones de ensayos, once libros infantiles y algunas traducciones.

Su primer cuento de fantasía apareció en 1962 en la revista “Amazing”, pero su debut como novelista recién tendría lugar cuatro años más tarde, a través de “El mundo de Rocannon”. Luego se publicarían “Planeta de exilio”, “La ciudad de las ilusiones” y “La mano izquierda de la oscuridad”, libro considerado como una de las obras maestras de la autora.

Gracias a su imaginación y creatividad, Ursula desarrolló un mundo ficticio, denominado Terramar, en el que tiene lugar la serie de novelas fantásticas conocidas como “El ciclo de Terramar”.

Tal vez influenciada por la profesión de su padre, la escritora volcó en gran parte de sus textos de ciencia ficción su interés por las ciencias sociales como la sociología y la antropología. Dentro de este género, por ejemplo, se destacan “El nombre del mundo es Bosque” y “Los desposeídos: una utopía ambigua”.

A lo largo de su trayectoria literaria, Le Guin no sólo ha sido distinguida con varios premios Hugo y Nébula, sino que también se ha convertido en la primera mujer en recibir el título de Gran Maestra, reconocimiento otorgado por la Asociación de Escritores de Ciencia Ficción y Fantasía de Estados Unidos (SFWA).