El poeta romántico inglés Percival Bisshe Shelley, más conocido como Percy Bysshe Shelley, nació el 4 de agosto de 1792 en el seno de una familia perteneciente a la alta burguesía de Sussex.

En ese ambiente socioeconómico, era común que los niños fueran educados, en una primera etapa, en sus hogares, y Percy no fue la excepción. Tras recibir esa primera formación, el niño fue enviado a la Academia de la Casa de Sión en Brentford y, en 1804, comenzó a asistir al prestigioso Colegio de Eton. Seis años más tarde, Shelley estudiaría por un tiempo en el Colegio Universitario de Oxford. Por ese entonces, aparecerían publicadas su novela “Zastrozzi” y “Poemas originales de Víctor y Cazire”, una obra poética que creó junto a su hermana Elizabeth.

En 1811, el joven fue expulsado de Oxford por haber publicado un panfleto titulado “La necesidad del ateísmo” y, pocos meses después, se fugó a Escocia acompañado por Harriet Westbrook, una adolescente que, el 28 de agosto de ese mismo año, se transformaría en su esposa.

Con ella viviría en Irlanda e Inglaterra hasta que, en 1814, Percy decidió huir otra vez, pero en esta oportunidad con otra mujer: Mary, la hija del filósofo inglés William Godwin.

“La reina Mab: un poema filosófico”, “Alastor, o el espíritu de la soledad”, “La máscara de Anarquía”, “Hombres de Inglaterra”, “La bruja del Atlas” y “Adonaïs” son algunos de los títulos que reflejan la actividad literaria de este inglés que falleció ahogado el 8 de julio de 1822, mientras navegaba en su velero y lo sorprendió una repentina tormenta. Su cuerpo fue incinerado en una playa cercana a la ciudad de Viareggio y sus cenizas fueron depositadas en el cementerio protestante de Roma aunque, antes de la cremación, se extrajo el corazón de Shelley para que éste fuese guardado por su esposa Mary.