El escritor boliviano Pedro Shimose nació el 30 de marzo de 1940 en Riberalta, una ciudad ubicada en la provincia de Antonio Vaca Diez, en el seno de una familia conformada por una boliviana llamada Laida Kawamura Rodríguez y Ginkichi Shimose, un inmigrante japonés.

Tras recibir formación académica en las escuelas Nicolás Suárez y Pedro Kramer, el joven inició sus estudios universitarios en la Universidad Mayor de San Andrés, La Paz (donde por algún tiempo se desempeñaría como profesor de Literatura y director del Departamento de Actividades Culturales) y los terminó en España, país donde el autor decidió fijar su residencia desde 1971. Con los años, este integrante de la Academia Boliviana de la Lengua y de la Asociación Española de Críticos de Arte llegaría a contraer matrimonio en territorio español con una mujer andaluza, con quien tuvo tres hijos y varios nietos.

A lo largo de su trayectoria, este periodista egresado de la Universidad Complutense de Madrid que trabajó en el diario “Presencia” y también llegó a destacarse como poeta, narrador y ensayista, ganó el Premio de Poesía Casa de las Américas y el Premio Nacional de Cultura de Bolivia (entre otros reconocimientos), compuso algunas canciones y dirigió el “Diccionario de autores hispanoamericanos”, el periódico cultural “Reunión”, la colección titulada “Letras del exilio” y la colección de poesía del Instituto de Cooperación Iberoamericana (ICI), institución que lo ha tenido como asesor de Publicaciones.

Respecto a su producción literaria, puede decirse que Pedro Shimose tiene en su haber obras como “El coco se llama Drilo”, “Triludio en el exilio”, “Sardonia”, “Poemas para un pueblo”, “Quiero escribir, pero me sale espuma”, “Caducidad del fuego”, “Al pie de la letra” y “Bolero de caballería”, entre otros títulos que han sido traducidos a diversos idiomas, tales como el alemán, francés, árabe, ruso, turco, holandés e inglés.