La obra de Pedro Calderón de la Barca

El siglo de oro Español ha dado muchos nombres indiscutibles, uno de ellos es el de Pedro Calderón de la Barca, cuya obra dramática es una de las más recordadas de este período. En este período hablaremos sobre este autor y haremos un brevísimo análisis de su obra.

Nace un genio

Pedro Calderón de la Barca nació en Madrid el 17 de enero de 1600 y falleció en esa misma ciudad a los 81 años de edad, en el año 1601.

A los seis años de edad comenzó los estudios formales y como demostró una gran habilidad para adquirir conocimientos, su padre lo internó en una capellanía para que se cultivara y se ordenara sacerdote.

Pasó en diferentes instituciones gran parte de su juventud estudiando latín, lógica, retórica y teología. Pese a los profundos deseos de su padre en que su hijo se ordenara, Pedro abandonó el seminario para estudiar Derecho Canónico y Civil, y además comenzó a publicar sus primeras poemas y obras teatrales.

Posiblemente una de las cosas que más influyó en la vida y en la obra de Calderón de la Barca fue su relación con el duque de Frías con quien emprendió en viaje que duró dos años, conociendo muchos lugares de Europa como Flandes e Italia, empapándose de la literatura de otras regiones y combinando sus labores como soldado con su escritura.

Es conocido tanto por ser el creador de dramas como de comedias, entre las que se encuentra «Amor, honor y poder«. Cabe mencionar que durante muchos años fue uno de los escritores que creó historias teatrales para ser representados en el ámbito de la realeza y entretener a dicho grupo.

De esta época data su enemistad con Lope de Vega, quien se vio desplazado por este nuevo autor que comenzaba a adquirir una considerable fama en el ámbito teatral; cabe aclarar que en 1635, Pedro fue nombrado Director del Coliseo del Buen Retiro; convirtiéndose en uno de los principales responsables de la refinación de los espectáculos dramáticos, contratando a importantes escenógrafos de otros países. Además, fue uno de los impulsores de la representación de zarzuelas en el teatro.

Innovación en el teatro

La segunda parte en la vida de Pedro comenzó con el cierre de los más importantes teatros de Madrid que coincidió con la caída delos reyes borbones en España y la muerte de sus hermanos, con quien lo unía una gran amistad. En ese momento, el escritor debió replantearse su existencia. Tal es así que en 1650 ingresa nuevamente en el seminario y al año siguiente se ordena sacerdote.

A partir de entonces continúa escribiendo obras teatrales, sobre todo comedias y entremeses, pero le presta una mayor atención a los autos sacramentales, convirtiéndose nuevamente en un impulsor del cambio al renovar el género y llevarlo a su mayor esplendor.

Calderón de la Barca es mucho más que el hombre que consiguió hacerle sombra a Lope de Vega, fue un autor auténtico y capaz de transformar la literatura barroca y proponiendo un modelo teatral absolutamente nuevo.

Las características fundamentales de su obra fueron la depuración de los elementos estrictamente líricos que no aportaran funcionalidad a la historia, y el prestarle una importancia casi absoluta tanto a la escenografía como a la música, llegando a proponer un teatro homogéneo donde historia, personajes, escenario y ambiente sonoro se amalgamaran de tal forma que permitieran un disfrute absoluta de la representación.

El literato Ángel Valbuena Briones en su obra «Calderón y la comedia nueva» escribe:

Elementos fundamentales de la obra

En la obra de Calderón existen ciertos elementos que podrían ser considerados reincidentes, como las características de algunos de sus personajes más importantes: seres totalmente desequilibrados y embargados por una pasión que, al igual que en las grandes obras de la Grecia Clásica, los lleva a cometer actos catastróficos que todos terminan en tragedia.

En «La vida es sueño», por ejemplo, su protagonista, Segismundo de Polonia, es un hombre que se ve amenazado por el sistema, corrompida su libertad y viviendo una existencia casi efímera. Es una de las obras más importantes de todas sus creaciones y se destaca por su tinte filosófico y el escepticismo manifiesto.

Algunos de los símbolos presentes en su obra son:

* La caída del caballo, como una analogía de la deshonra y la alteración de las leyes de la naturaleza;

* La presencia de las casualidades que no parecen tan casuales, para dejar en evidencia que hay muchas cuestiones que no somos capaces de manejar, asuntos que tienen que ver con el equilibrio entre las luces y las sombras que no podemos comprender a través de nuestros sentidos;

* Relaciones edípicas, en las que se nota una fuerte inspiración en las tragedias de la Antigua Grecia, y que al adentrarnos a la propia vida de Pedro comprendemos aún más (tenía una relación muy dolorosa con su padre, una especie de amor-odio que se alimentaba de una obediencia absoluta a la palabra paterna, aún si para ello debía opacar su propia voluntad).

Influencia en diversos géneros

Pedro Calderón de la Barca, fue sin duda un autor que supo acercarse a diversos géneros y extraer lo mejor de si mismo para conseguir elevarlos. En su obra hay espacio para la risa, para el melodrama, para las reflexiones filosóficas, para las historias bélicas, para las cuestiones místicas e incluso para la oración.

Podemos citar entre algunas de las obras más destacadas de los diversos géneros teatrales, las siguientes:

* Tragedias: «A secreto agravio», «La hija del aire» y «La vida es sueño»;

* Comedias Cortesanas: «La fiera, el rayo y la piedra» y «El hijo del sol, Faetón»;

* Comedias serias: «El alcalde de Zalamea» y «El mágico prodigioso» (ésta última fue absolutamente influyente en el Fausto de Goethe);

* Comedias de Capa y Espada: «Casa con dos puertas mala es de guardar» y «No hay burlas con el amor»;

* Autos Sacramentales: «El gran mercado del mundo», «La protestación de la fe» y «El verdadero dios Pan».

Para terminar, resta decir que la obra de Calderón fue decisiva para el teatro de los siglos venideros y genios como Goethe lo han considerado como una de las figuras más indispensables del teatro. Por su parte, Schlegel, expresó que este genio había logrado resolver muchos asuntos existenciales a través de su obra.

En lo que respecta a los autores del romanticismo inglés, muchos de ellos afirmaron que había sido el poeta dramático y lírico más grande de todos los tiempos.

Basta leer la mayor parte de las obras de teatro de los períodos posteriores a esta edad dorada, para comprender que es uno de los maestros más ejemplares y más respetados que ha dado el teatro español, o incluso el teatro universal.

Comentarios2

  • Enrique del Nilo

    Es uno de los clásicos de la literatura universal, generaciones y generaciones le han tomado como maestro para simentar su estilo; en lo personal creo que como todo escritor, lanzaba su yo interno y oculto, implícito y clandestino en sus escritos, queda al lector detectar donde es que el autor se identifica y donde se clamufla.-

  • Carlos Dos Santos Daniel

    Excelente...!!!! Querida amiga del alma. Un grande entre los grandes.

    Abrazo cálido, linda noche y dulces sueños.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.