La británica Daphne Du Maurier, quien fue noticia hace algunas semanas por el hallazgo de “The doll”, un relato de su autoría que se creía perdido y que fue localizado por una de sus fervientes admiradoras, fue una mujer que heredó de su familia la pasión y el talento para la actividad artística.

Daphne Du MaurierAl igual que su abuelo, el afamado autor y caricaturista George Du Maurier, ella se dedicó a la escritura (ámbito en el que empezó a dar sus primeros pasos a través de textos publicados en “The Bystander”, la revista de su tío Willie) y dejó de lado la actuación, la disciplina elegida de forma profesional por sus padres, Muriel Beaumont y Gerald Du Maurier.

Tras recibir una buena base educativa y ser criada en un ambiente donde la cultura ocupaba un lugar primordial, esta escritora nacida en Londres el 13 de mayo de 1907 comenzó a escribir su propia historia.

En 1932, Daphne contrajo matrimonio con Sir Frederick Arthur Montague, un comandante con el cual llegaría a tener tres hijos y a afincarse en Cornualles. Años más tarde, su figura alcanzaría trascendencia internacional gracias al éxito de “La posada de Jamaica”, un título que le permitió sumar admiradores en distintos rincones del mundo.

Con el tiempo, su producción literaria se ampliaría con nuevas propuestas, entre las cuales destacan “Rebeca”, “La cala del francés”, “Espíritu de amor”, “El general del rey”, “Mi prima Raquel”, “Los pájaros”, “La cita” y “Ahora no mires”, muchas de las cuales fueron traducidas a múltiples lenguas y adaptadas a la pantalla grande.

La prolífica novelista y dramaturga inglesa Daphne Du Maurier, quien en 1969 (cuatro años después de haber quedado viuda) fue nombrada Dama del Imperio Británico, falleció el 19 de abril de 1989.