El 26 de diciembre de 1904, fruto del amor de una profesora de idiomas rusa y de un arquitecto francés, nació en La Habana un futuro escritor llamado Alejo Carpentier y Valmont. De pequeño se trasladó junto a su familia a París, donde estudió Teoría de la Música en el Liceo de Jeanson de Sailly.

Alejo CarpentierCuando regresó a Cuba, inició estudios de arquitectura en la Universidad de La Habana y, en 1922, comenzó su carrera como periodista en “La discusión”. A partir de 1939 se destaca por sus programas radiales, que incluyen destacadas investigaciones sobre la música popular de la isla. En 1943, el actor Louis Jouvet lo invita a realizar un viaje a Haití, que lo marcaría e influiría su obra. En ese itinerario acuñó el concepto de “lo real maravilloso”, que luego lo emparentaría al “realismo mágico”, un movimiento del cual Gabriel García Márquez es uno de los principales exponentes.

Entre 1945 y 1959 Carpentier vivió en Venezuela, un país que lo inspiró para desarrollar su libro “Los pasos perdidos”. Antes había aparecido “¡Écue-Yamba-O!”, su primera novela.

Tras la revolución de 1959, el escritor regresa a Cuba y se desempeña como director de la Imprenta Nacional. Además ejercería varios cargos diplomáticos para el gobierno de Fidel Castro.

Por pedido del poeta francés André Breton, Carpentier publicó varios trabajos en la revista “Révolution surréaliste”.

Entre sus novelas y cuentos se destacan “El acoso”, “Los advertidos”, “Semejante la noche”, “Viaje a la semilla”, “El arpa y la sombra”, “Los fugitivos”, “El reino de este mundo”, “Guerra del tiempo” y “La consagración de la primavera”.

La calidad de sus escritos le valió varios reconocimientos, como el Premio Cervantes en 1977 y el Premio Médici en 1979. Además, en 1975 fue nombrado Doctor Honoris Causa en Lengua y Literatura Hispánicas por la Universidad de La Habana, y un año después la Universidad de Kansas lo distinguió con el título de “Honorary Fellow”. Cabe destacar que las retribuciones económicas de los galardones que recibió las donó al Estado cubano.

Alejo Carpentier falleció el 24 de abril de 1980 en París, cuando se desempeñaba como embajador de Cuba.