Federico García Lorca

Gacela del amor imprevisto

 Poema siguiente



Nadie comprendía el perfume
de la oscura magnolia de tu vientre.
Nadie sabía que martirizabas
un colibrí de amor entre los dientes.

Mil caballitos persas se dormían
en la plaza con luna de tu frente,
mientras que yo enlazaba cuatro noches
tu cintura, enemiga de la nieve.

Entre yeso y jazmines, tu mirada
era un pálido ramo de simientes.
Yo busqué, para darte, por mi pecho
las letras de marfil que dicen siempre.

Siempre, siempre: jardín de mi agonía,
tu cuerpo fugitivo para siempre,
la sangre de tus venas en mi boca,
tu boca ya sin luz para mi muerte.

Poema siguiente 

 Volver a
Federico García Lorca

Comentarios2

  •  
    El príncipe Fito es increible este poema
  •  
    clonariel maestría total, un placer retórico que eleva sentidos, los expande
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.