Federico García Lorca

Gacela del amor con cien años

 Poema siguiente



Suben por la calle
los cuatro galanes.

Ay, ay, ay, ay.

Por la calle abajo
van los tres galanes.

Ay, ay, ay.

Se ciñen el talle
esos dos galanes.

Ay, ay.

¡Cómo vuelve el rostro
un galán y el aire!

Ay.

Por los arrayanes
se pasea nadie.

Poema siguiente 

 Volver a
Federico García Lorca

Comentarios1

Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.