Maratón, viernes negro y soñadores

Maratón, viernes negro y soñadores
Comenzamos un nuevo año y, como era de esperarse, nuestras ayudas para hablar y escribir correctamente continuarán acompañándonos. Aquí les traigo algunos conceptos más o menos utilizados que a veces nos despiertan dudas de grafía o pronunciación.

Quiero recordarles que uno de los organismos que me sirve como fuente es la página del Español Urgente, donde les recomiendo que se acerquen cada vez que tengan alguna duda. Allí pueden chequear el índice de consultas e incluso enviar sus propias preguntas al organismo, recibiendo una clara respuesta en su correo electrónico.

Maratón, sustantivo neutro

Como ya lo hemos visto en otras ocasiones, algunas palabras no tienen género; es decir que pueden utilizarse tanto en femenino como en masculino. Recientemente veíamos el caso de fiscal; hoy le toca el turno a maratón.

Este sustantivo sirve para referirse a una carrera por tierra en la que se pone a prueba la resistencia de los corredores. Se compone de una pista larga, de varios kilómetros, a través de la cual los competidores deben desplazarse y llegar a la meta. Como sucede con todas las carreras, los primeros que llegan son condecorados como los ganadores del circuito.

Este tipo de carreras se puso de moda a partir de la segunda mitad del siglo XX y generalmente suele organizarse con fines sociales: recaudar fondos para asociaciones, apostar por una vida saludable, promover la integración de los grupos minoritarios al núcleo social.

Las personas que participan en este tipo de competiciones reciben el nombre de maratonianos o maratonistas, ambos correctos y aceptados por la RAE. Como lo decíamos, el sustantivo maratón puede utilizarse tanto en masculino (el maratón) como en femenino (la maratón). Es importante señalar, no obstante, que la grafía tomada del inglés ‘marathon’ no es adecuada.

Incorrecto: “Esta marathon ha sido organizada por la UNESCO“.
Correcto: “Esta maratón ha sido organizada por la UNESCO“.

Maratón, viernes negro y soñadores

Viernes y lunes de descuentos antes de la Navidad

Ese viernes en que todas las tiendas nos ofrecen descuentos fabulosos, responde a una costumbre muy popular en Estados Unidos que recibe el nombre de Black Friday y que ahora ha sido exportada a varios países europeos, entre los que se encuentra España. Tiene lugar la semana siguiente al Día de Acción de Gracias y se ha establecido como el día en el que comienzan las compras navideñas.

¿Debemos escribir Black Friday o existe otra grafía recomendable? Según la Academia es recomendable reemplazarlo por el nombre de ‘viernes negro’; no obstante, tratándose de una costumbre heredada, tampoco se considera incorrecto el uso del término anglosajón. Es importante, sin embargo, que la grafía en español incluya el entrecomillado para distinguir este término de otros con el adjetivo negro que aluden a cosas negativas. Al tratarse de un nombre común no debe escribirse en letras mayúsculas. También podría reemplazarse por viernes de descuentos.

Otro término similar es Cyber Monday, que se parece al viernes negro en cuanto a que es una fecha en la que se pueden conseguir enormes descuentos de toda clase de productos; la diferencia reside en que este se caracteriza por invitarnos a comprar en Internet, es decir es para tiendas de venta online. Para este concepto se nos recomienda el uso de ciberlunes escrito todo junto y sin señalarlo con cursivas o entrecomillado. Según la Academia por tanto, en los siguientes casos sería preferible las siguientes opciones.

Incorrecto: “Sácale el jugo al Black Friday“.
Correcto: “Sácale el jugo al ‘viernes negro’“.

Incorrecto: “Los Cyber Monday, la opción perfecta para comprar los regalos de Navidad“.
Correcto: “Los ciberlunes, la opción perfecta para comprar los regalos de Navidad“.

Maratón, viernes negro y soñadores

Ley de inmigrantes, DREAM Act

Debido a la reforma migratoria que puso en marcha el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se ha vuelto muy popular el término ‘dreamers’ en el ambiente de la política y las conversaciones de carácter social. Es importante señalar que este concepto podría ser perfectamente reemplazado por el de soñadores y que, de hecho, la Academia lo aconseja.

Esta reforma se caracteriza por buscar alternativas para los inmigrantes ilegales en Estados Unidos; asegurándoles que no van a ser deportados esos millones de extranjeros que se encuentran en suelo americano de forma irregular.

Es importante señalar que en inglés este concepto proviene del acrónimo de la ley, DREAM (Development, Relief and Education for Alien Minors Act : Ley de Fomento para el Progreso, la Asistencia y la Educación para Menores Extranjeros); pero usualmente se la denomina DREAM Act, que podría entenderse como ‘ley por un sueño’.

Fue a partir de ese acrónimo que se acuñó una nueva acepción al sustantivo dreamer (como ‘potencial beneficiario de la ley por un sueño’ y también como ‘soñador’ que podría responder a la idea de que esas personas emigran a Estados Unidos con el deseo de construir el sueño americano). De este modo, el concepto serviría para nombrar a todas esas personas que abandonaron sus tierras en busca de una vida mejor, de un futuro favorable para sus hijos.

Debido a la gran repercusión que tuvo este tema los medios de comunicación de todo el mundo se han hecho eco de él. De todas formas, la utilización del calco en inglés tan preponderada en los medios periodísticos es absolutamente desaconsejable.

Incorrecto: “Dreamers piden que se incluya a sus padres en la acción ejecutiva migratoria de Obama“.
Correcto: “Soñadores piden que se incluya a sus padres en la acción ejecutiva migratoria de Obama“.

Maratón, viernes negro y soñadores

Comentarios1

  • Rapsodico

    Sigo atento a las recomendaciones para hablar y escribir correctamente. Así como, para aprender cosas nuevas como en esta ocasión ha sido el termino "dream Atc" y su traducción al español.
    Un abrazo, Tes.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.