Hablemos de la neumonía por coronavirus

Nueva entrada en nuestro Taller Literario, donde aclaramos algunas palabras y frases relacionadas con la epidemia del COVID-19, más conocido como coronavirus.

 

Estamos hasta la coronilla del coronavirus ése, sin embargo, seguimos con muchísimas dudas en torno a su origen y su escritura. Aquí vamos con algunos consejos ortográficos que nos brinda la genial Página del Español Urgente.

Te recuerdo que estos artículos pertenecen a nuestra colección de Taller literario, donde vamos repasando algunas dudas ortográficas que seguramente todos tuvimos alguna vez en la vida.
 

Cómo hablar del coronavirus

En primer lugar, habría que aclarar que la enfermedad recibe el nombre de COVID-19. Se escribe todo en inicial mayúscula y con guion antes del número, según lo ha estandarizado la Organización Mundial de la Salud. En el caso de que se desee utilizar en minúscula, debe ir toda la palabra en esta tipología para dejar en evidencia que se trata del nombre común de una enfermedad. Otras formas de denominarla son «enfermedad del coronavirus» o «neumonía por coronavirus».

Es importante señalar que el sustantivo «coronavirus», se corresponde con un término común que se utiliza para referirse a cualquier virus de la familia Coronaviridae, por lo que usarlo para referirse específicamente al COVID-19 es incorrecto. Asimismo, este sustantivo se escribe en una sola palabra y es de género invariable, «el coronavirus» y «los coronavirus».

Diferencias entre epidemia y pandemia

Lo siguiente que vamos a aclarar tiene que ver con la alarma que ha despertado este extraño virus. ¿Por qué algunos dicen que es una epidemia y otros que se trata de una pandemia? ¿Cuál es el término preciso? Si nos guiamos por las definiciones de cualquier diccionario encontramos que el término «epidemia» sirve para referirse a una enfermedad que se propaga de forma indiscriminada y sin que se pueda conseguir forma de frenarlo a través de todo un país. Una «pandemia«, por su parte tiene características similares sólo que la propagación no se limita a un territorio sino que se extiende a través de diferentes países.

Teniendo en cuenta de que en este caso se trata de una enfermedad que ya ha sido detectada en más de treinta países, no podemos hablar de epidemia sino que ya es una pandemia. No obstante, según han informado los voceros de la OMS, el organismo prefiere denominarlo «epidemia» puesto que se reservan el otro término para referirse a aquellos casos en los que la enfermedad de características graves afecte a todas las zonas sanitarias del mundo. Otra forma que nos recomiendan que denominemos esta situación es «emergencia de salud pública de preocupación internacional».

Otro término relacionado con esta situación es el de «cuarentena«. Como ya lo hemos explicado en algún capítulo anterior de este ciclo, no necesariamente se trata de un aislamiento de cuarenta días. El significado del término es el siguiente

Por último es importante revisar la expresión «epicentro del foco del virus», presente en muchos medios de comunicación y muy poco recomendable. Cuando hablamos de epicentro nos referimos al punto desde el que se gesta algo antes de expandirse, por tanto, la construcción de esta frase resulta redundante. Así que, desde Fundéu nos aconsejan que hablemos de «el foco del virus» o de «el epicentro del virus», para evitar la redundancia.

Con estos consejos podremos referirnos al COVID-19 con precisión. No te olvides de pasarte por nuestro Taller Literario donde podrás encontrar una gran variedad de artículos sobre consejos ortográficos y gramaticales.



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.