Pablo Neruda, en el recuerdo de los diputados de Chile

Al cumplirse 37 años de la muerte del poeta y militante comunista chileno Pablo Neruda, las autoridades del país que lo vio nacer han querido convertir a septiembre en un mes de tributos hacia el destacado autor que, a lo largo de su trayectoria, desarrolló obras como «Veinte poemas de amor y una canción desesperada», «Residencia en la tierra» y «España en el corazón».

Pablo NerudaEn ese contexto, la figura del escritor fue honrada ayer en el Congreso Nacional de Chile, donde la Cámara de Diputados llevó a cabo un emotivo homenaje para recordar la vida y obra de este hombre que llegó al mundo el 12 de julio de 1904 en la comuna chilena de Parral bajo el nombre real de Ricardo Eliezer Neftalí Reyes Basoalto.

Cabe destacar que, además de haber dejado una huella imborrable en el universo literario, Neruda intentó involucrarse en la realidad política de su tierra natal. Su trayectoria al respecto, como sabrá más de uno de sus admiradores, incluye funciones como senador (cargo que obtuvo en 1945, el mismo año en el que se le concedió el Premio Nacional de Literatura), la adhesión al Partido Comunista y una fuerte labor opositora hacia el gobierno de Gabriel González Videla.

Al transformarse en enemigo de las autoridades, Neruda comenzó a sufrir presiones y persecuciones que lo llevaron, en un primer momento, a vivir en la clandestinidad y, más tarde, a optar por el exilio.

Tras pasar algunas temporadas fuera de su país, el escritor pudo regresar a su lugar de origen y retomar sus obligaciones cotidianas. En ese nuevo contexto, el destino lo acercaría, una vez más, a la política ya que, al asumir Salvador Allende como presidente, él sería designado embajador en Francia.

Pablo Neruda, el multifacético hombre que ayer ha sido homenajeado por los diputados chilenos, dejó de existir de forma física el 23 de septiembre de 1973, aunque no caben dudas de que su espíritu sigue vivo y su paso por este mundo no ha pasado desapercibido.

Comentarios1

  • Raoul Shade

    Estoy totalmente de acuerdo con el gran poeta olvidado Roque Dalton, quien de verdad se jugó la vida en la guerrilla marxista de El Salvador para finalmente terminar asesinado por su misma gente.

    “Hombre despalabrado no es sinónimo de mudo sino de zombie. Un poeta despalabrado puede seguir puede seguir publicando libritos en ediciones de lujo y dar cocktails para ir tirando en las paginas literarias, o ingresar incluso en las Academias o los clubs. Pero si Neruda –para citar un caso conocido –tiene algo de zombie a partir de Residencia en la Tierra, ¿cómo descubrir, reconocer, clasificar, el virus de lo muerto, el perfil cadavérico, en sus libros posteriores, la masa viscosa eliminable para aislar los elementos arquitectónicos que mantienen la fisiología de la locomoción y los desplantes respiratorios del muerto-vivo a quien la sala envenenaría; es decir, en fin, cómo diferenciar una palabra viva de una ya lista para el camposanto?”

    Como dijo Nicanor Parra, quizás el más grande poeta chileno: “La poesía de Neruda es hipnótica y musical (…) El modernismo fue una un nueva retórica.” Comparen “Veinte Poemas para ser Leídos en un Tranvía” (1922) de Oliverio Girondo y verán la grande diferencia. Ni retórica ni sentimentalismo patético, tipo ranchera.

    La poesía de Neruda vino a ser la nueva voz hipnótica oficial de marxismo. Se volvió un marco de referencia para los revolucionarios estalinistas intolerantes y cómplices de las atrocidades de la Unión Soviética y la China Comunista.

    Y Octavio Paz: “Alfonso Reyes, al traducir La Iliada no tiene más remedio que regresar al Alejandrino. Nuestros poetas fracasan cuando intentan el relato en versos libres, según se ve en los largos y desencuadernados pasajes del Canto General, de Pablo Neruda.” Rimbaud, el poeta adolescente genio, introdujo el verso libre y no fracasó, por que era Rimbaud, el poeta absoluto, que nunca cayó en la retórica ni en el sentimentalismo de Neruda con su patético libro: Veinte Poemas de Amor etc. etc.
    La gran poesía no es asunto de escribir bonito, sino de autenticidad. Por eso los poetas auténtico que nunca se dedicaron a vender, R. Dalton, N. Parra, O. Girondo, A. Pizarnik, O. Orozco, G. Millán, Mayakovsky, J. Teillier, E. Lihn, R. Char, entre otros, quedaron, como diría Roberto Bolaño, en la intemperie.
    Muy probablemente Ernesto Cardenal sea el último de los zombies ultra famosos en Vida y ultra celebrado por su posición estalinista.
    "Cuando sepas que he muerto, no pronuncies mi nombre" R. Dalton

    • Humberto Garin

      Estos comentarios, al parecer, más que introducirnos en una polémia seria, sobre el carácter, la universalidad ya autenticidad de la poesía de Neruda, no hace mas que sembrar dudas y confusiones. Quizá la verdadera inspiración de esas lineas, sean las de la envidia, como la que alimentó siempre al citado Nicanor Parra. Luego la comparación con Rimbaud es intemporanea y la asimilación-confusión de Shade entre comunismo y poesía, entre arte e idiología no hace ningún aporte al tema, a nadie se le ocurriría remitir la obra de Octavio Paz a su acendrado liberalismo. En mi modesta opinión y con todo respeto, considero que el SR.Raoul Shade, en vez de mostrarnos todo lo que sabe, debería centrarse en un eje polémico concentando toda su amplia "sapiencia" en un discurso más específico y concreto. Humberto Garin

      • Raoul Shade


        Hola Humberto, gracias por tus comentarios. Con respecto a: “la asimilación-confusión de Shade entre comunismo y poesía, entre arte e ideología no hace ningún aporte al tema, a nadie se le ocurriría remitir la obra de Octavio Paz a su acendrado liberalismo” déjame recordarte que fue precisamente por razones ideológicas que se le negó el Premio Nobel a Borges y se le otorgó a Neruda, quien militaba activamente con el Partido Comunista de Chile y admiraba a Stalin. Ser de Izquierdas era un requisito del siglo XX par ser aceptado como buen escritor o buen poeta.
        En una ocasión, Alejo Carpentier dijo en Paris que no estaba loco para ir en contra de la Izquierda, que en los países capitalistas es la que tiene más control sobre la cultura, las artes, exposiciones, etc. Lamentablemente, la Ética y la Estética raramente van de la mano. Erza Pound, acaso el más grande poeta del siglo XX en lengua inglesa, militaba con el fascismo de Mussolini y era antisemita. Aunque después confesó que se había equivocado.
        ¿Ha leído “La Isla en Peso” de Virgilio Piñera? Pues allí tienes un ejemplo de un gran poeta, dramaturgo y cuentista, el más grande de Cuba, totalmente ignorado por la Izquierda internacional durante décadas por ser disidente de Fidel Castro. Sus amigos Lezama Lima y Reynaldo Arenas la pasaron fatal y nadie nunca habló por ellos.
        En cuanto a la envidia no me atañe porque no soy poeta y no tengo nada que envidiar a alguien que no admiro. ¿Nicanor Parra envidioso de Neruda? Eso sí que es un disparate. La poesía de Neruda consiguió proporcionarles a sus lectores con las bocas entreabiertas la voluptuosidad que adquiere un surfista sobre una buena ola en Hawái.



      Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.