Preludio a la Fundación, de Isaac Asimov

A diferencia de otras épocas, hoy en día es posible disfrutar la Saga de la Fundación creada por Isaac Asimov de un modo más ordenado y enriquecedor. Es cierto que, por razones obvias, ya no constituye una novedad editorial, pero, aún así, esta colección todavía merece ser tenida en cuenta por los aficionados a la lectura, en especial si se es amante de la ciencia ficción.

Si en algún momento de sus vidas han leído propuestas como “Fundación e Imperio”, “Segunda Fundación” y “Fundación y Tierra”, es una picardía que abandonen la lectura de esta serie sin llegar a darle una oportunidad a “Preludio a la Fundación”.

En este libro que comenzó a comercializarse en 1988, Asimov deja al descubierto lo que ocurrió antes del inicio del Ciclo de Trántor. En este contexto, el escritor invita a los lectores a realizar un viaje imaginario hacia el año 12020 E.G., época para la cual Cleón I, el último emperador galáctico de la dinastía Autun, ocupa el trono en un marco de incertidumbre.

Según se cuenta, son tiempos turbulentos y Cleón busca la manera de transmitir algo de calma. Por ese entonces, aparece en escena el joven Hari Seldon, quien llega a Trantor para ofrecer una ponencia de psicohistoria. Al conocerlo, el emperador se convence que su seguridad futura depende de los poderes proféticos de Seldon, un matemático que se verá obligado a evitar que su singular teoría de la predicción caiga en las manos equivocadas y, al mismo tiempo, a concebir la clave del futuro, ése que terminará siendo decisivo para el surgimiento de la Fundación.

Ahora que ya saben qué trama se esconde entre las páginas de este libro, pueden optar por leerlo aún cuando ya han disfrutado otras entregas de la colección o por utilizarlo como punto de partida para apreciar por completo la Saga de la Fundación.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.