La caída, de Albert Camus

En 1956, un año antes de haber sido distinguido con el Premio Nobel de Literatura, el escritor francés Albert Camus publicó “La caída”, su última novela.

La caídaHasta ese entonces, su faceta como novelista había quedado al descubierto a través de obras como “El extranjero” y “La peste”, pero con esa nueva propuesta literaria logró sumar seguidores y demostró, una vez más, ser digno de reconocimiento porque, en su interior, había un gran talento para la escritura.

En “La caída”, Camus retrató la desesperación del hombre contemporáneo, un ser obligado a vivir en un mundo condicionado por el absurdo y condenado a descubrir que, detrás de las ilusiones asociadas a las virtudes y a la felicidad, existe una realidad hostil que puede llegar a golpear muy duro.

El protagonista del relato es Jean Baptiste Clamence, un brillante abogado de París que terminó como juez penitente en la selva de los muelles de Amsterdam. A medida que la historia avanza, este personaje revela detalles de su labor y repasa su pasado hasta recordar la figura de una joven abandonada por las aguas del Sena.

A raíz de esa imagen, Clamence recuerda su propia caída, la que lo llevó a desplomarse desde la vanidad del éxito mundano. Al describir ese derrumbe personal, el hombre de leyes permite ofrecerle al lector un espejo en el cual se pueden observar numerosas contradicciones que surjen en la vida del ser humano.

Por las características de su trama y quién lo ha creado, puede decirse que “La caída” es un material interesante. Por eso, si este texto generó en ustedes la curiosidad por leerlo, no duden en ir hacia una biblioteca o una librería y buscar este título que, aunque tiene más de cinco décadas de antigüedad, aún merece tener la oportunidad de ser apreciado por nuevas generaciones de lectores.

Comentarios2

  • Raoul Shade

    Si, la desesperación del hombre obligado a vivir en un mundo condicionado por las ideologías que lo condenaron a la soledad, a descubrir que, detrás de toda dialéctica marxista asociada a las virtudes y a la felicidad, existe una realidad opuesta al romanticismo socialista. Hasta Sartre se había distanciado de Camus, pero sin embargo en gran novelista contaba con la amistad del último grande poeta francés: René Char, con quien mantuvo correspondencia.
    " Albert Camus, René Char. Correspondance 1946-1959"

  • Elsy Alpire Vaca

    "la Caída" debe ser un ejemplar libro que desde todo punto de vista y según lo que refiere el artículo de Julián, es buenisimo para reencausar la vida de muchas personas que se envanecen con el éxito sin darse cuenta que tarde o temprano les puede venir justamente "La Caída" por su inadecuado comportamiento al creer que el poder y la fama perduran siempre, cuando no es así. Gravcias por esta información. elsy.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.