Un cuento inédito de Andersen

Recientemente hemos compartido con ustedes una reveladora publicación, relatos inéditos de Julio Verne. Hoy también hablaremos de secretos escondidos que han sido desvelados, otro grande que ha dejado un cuento inédito que recién hoy ve la luz.

Se trata del que se considera fue el primer relato escrito por Hans Christian Andersen, quien se encuentra cerca de casi todas las niñeces del mundo por haber escrito preciosas historias que nos han enseñado a crecer. Se cree que este relato fue escrito cuando Hans contaba con 18 años, antes de sus prestigiosísimos «Patito feo» y «La sirenita».

Lo primero que escribió Hans C. Andersen

Antes de contar historias de patitos, de sirenitas, de soldaditos de plomo cojos y de niñas humildes que debieran enfrentarse a duras realidades, la mente de Hans concibió la historia de una vela que no encontraba su lugar en el mundo y se sentía completamente perdida; hasta que encontró una caja de cerillas, la cual la iluminó y la dotó de sentido, salvándola de su condena de incertidumbre. El reciente descubrimiento de esta obra ha despertado una profunda sensación entre los amantes de las letras; la mayoría de ellos la tildaron como «sensacional».

El relato titulado «The tallow candle» (La vela de sebo) apareció en la Ciudad de Odense y el responsable del Museo de la misma expresó claramente:

Como todas las historias de Andersen, en ella el protagonista (una vela) se encuentra decepcionado y abandonado sin lograr entender el sentido de la existencia, hasta que finalmente, gracias al poder de la amistad y la comunicación con otro ser (una caja de cerillas) consigue cambiar el curso de su vida.

Posiblemente el valor incuestionable de este hallazgo no sea estrictamente literario, es impresionante ser consciente de que éste fue su primer relato (al menos lo es dentro de los encontrados hasta el momento) y deja en evidencia no sólo el interés de Andersen por la literatura infantil sino también su necesidad de crear historias que ofrecieran un mensaje de tolerancia y compromiso con los otros.

Un recuerdo familiar extremadamente valioso

Según lo informaron las fuentes protagonistas del hallazgo, el relato se encuentra escrito en tinta en una hoja de papel de color amarillo y fue encontrado en el fondo de una caja que guardaba una familia danesa, los Plum, entre sus recuerdos familiares. ¿Qué relación había entre ellos y los Andersen?

Digamos que no mucha. Una antigua dama, Madam Bunklefod, fue una anciana a quien Hans contaba sus confidencias en la niñez; en su juventud, quiso dedicarle a ella su primer relato y se lo entregó escrito a mano con una dedicatoria especial que rezaba:

Cuando la anciana murió sus herederos encontraron este recuerdo entre sus pertenencias y realizaron una copia del relato enviándosela a sus parientes lejanos, los Plum, en cuya familia se ha mantenido guardado durante casi dos siglos; posiblemente porque nadie había reparado en el valor que encerraba.

Hasta ahora, que dicho papel ha caído en manos del historiador danés Esben Brage, quien ha hecho las pertinentes investigaciones para corroborar que sin lugar a dudas se trataba de un texto del mismo Andersen que todos conocemos y amamos.

La especialista en cuentos infantiles Sara Maitland, quien colabora con el diario The Guardian expresó que se sentía maravillada y que le sorprendía soberanamente que hubiera estado escondido en una caja durante tanto tiempo, habiendo tantos expertos de la obra de este autor en el mundo. Dijo:

Un autor que no se pasa de moda

Hans Christian Andersen nació en Odense, un pequeño pueblo de Dinamarca, en 1805 y falleció en Copenhague en 1875. Fue un escritor talentosísimo que cultivó diversos géneros, destacándose sobre todo en la narrativa y la poesía.

Se lo considera el escritor danés más importante del romanticismo quien, pese a proceder de una cuna sumamente humilde, supo apreciar lo que realmente tenía valor, como manifestó en cada uno de sus relatos.

Aprendió de forma autodidacta, conociendo a fondo las obras de autores como Schiller y Goethe y decidiendo que, al igual que ellos, quería ofrecer literatura a su época… Ignorando que sus obras, aún dos siglos más tarde, serían leídas con el mismo esmero y admiración de aquella época.

En sus relatos puede notarse un fuerte compromiso con los más desfavorecidos y un profundo deseo de cambiar el mundo a través de la escritura.

En todos sus cuentos los protagonistas son seres que sufren terriblemente la existencia porque nadie los ha ayudado a entender que, si bien en ese ámbito pueden parecer raros, feos o hasta defectuosos, en otro espacio pueden ser seres magníficos. De algún modo, el autor intenta dar el mensaje de que para todos nosotros existe un lugar en el mundo y sólo depende de nosotros encontrarlo y alejarnos de aquello que nos hace daño, como lo hace el patito cisne huyendo del gallinero y yendo a vivir con otros cisnes.

En el reciente hallazgo, por ejemplo, nos encontraremos con una vela que puede parecer anodina para todos y que de hecho se siente frustrada por no encontrar la razón de su existencia; pero con la ayuda de la cerilla descubrirá que incluso ella tiene una misión en esta vida y de ella depende llevarla a cabo o dejarse agotar por esos sentimientos de tristeza y decepción que la circundan.

Bueno, no me extiendo más, sólo resta esperar a conseguir este nuevo relato que, sin duda, se convertirá en uno más de los cuentos infantiles de cabecera.

Comentarios5

  • claudio puma

    Esperemos que pronto esté en manos de todos este cuento de Hans C. Andersen, y se valore su mensaje...

  • Elsy Alpire Vaca

    Interesante información sobre un relato infantil con más de dos siglos de antiguedad. Interesante. Gracias.

  • ceciroh

    Una noticia muy linda para los amantes de los cuentos de Andersen, estare atenta a su publicación.Gracias por el mensaje.

  • isapoema

    Gran descubrimiento.

  • ÁGORA

    Andersen me encanta, he leído muchos de sus cuentos



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.