La última entrevista de Roberto Bolaño

Hace poco tiempo tuve la suerte de leer la última entrevista que se le hizo al escritor chileno Roberto Bolaño y me ha resultado sumamente interesante, por eso pensé en compartir con ustedes algunas cosas de la misma y hablar un poquito de esta figura imprescindible para nuestra literatura.

Sobre el autor

Roberto Bolaño nació en santiago de Chile el 28 de abril de 1953 y fue un reconocido escritor de novelas, relatos y poesías y ganador de prestigiosos premios, entre los que se encontró el Herralde de novela y el Rómulo Gallegos. Sus obras más importantes son «Los detectives salvajes», «Estrella distante» y «2666», publicada a título póstumo.

Cabe mencionar que después de su muerte se convirtió en uno de los autores en lengua hispana más influyente del último siglo, incluso muchos lo señalan como el mayor escritor de su generación.

Si bien no es de tamaña relevancia, es importante comentar que muchos críticos literarios han comparado su estilo y su trayectoria con obras como las de Jorge Luis Borges y Julio Cortázar.

Roberto nació en Valparaíso y pasó su infancia entre esta localidad y Viña del Mar; en una familia bastante humilde, razón que lo llevó a emplearse por primera vez cuando tan sólo tenía 10 años de edad; y lo hizo como vendedor de boletos de autobuses. Cabe mencionar que además sufría dislexia aunque, él mismo expresó que dicha afección no influyó negativamente en su aprendizaje.

Cuando tenía 15 años se mudó junto a sus padres a México donde comenzó a volcarse rotundamente por las letras, pasando mucho tiempo leyendo y realizando labores de todo tipo, sobre todo de periodista. Además de esta época se conservan numerosas poesías y obras de teatro de su autoría; se dice que en México D.F. comenzó a gestarse la carrera literaria de Bolaño.

En 1973 regresó a Chile para apoyar el movimiento revolucionario socialista encabezado por Salvador Allende. Lo hizo en un viaje que duró varios días y llegando a la capital de su país unas jornadas antes del Golpe de Estado del 11 de septiembre y, como la situación era demasiado delicada, debió regresar a México.

En esta etapa fundó junto a los poetas Papasquiaro y Montané el movimiento infrarrealista cuyo objetivo era sembrar una nueva poesía que se escapara de las estructuras establecidas como necesarias y populares de la lírica mexicana, impuestas por la figura de Octavio Paz; se reunían para ello en un café que se llamaba La Habana y debatían en torno a este tema.

En 1977 Bolaño se trasladó a Barcelona; al principio trabajaba como lavaplatos, camarero, vigilante nocturno y vendedor y dedicaba su tiempo libre a escribir. Más tarde, a partir de 1984 comenzó a trabajar exclusivamente de escritor, publicando relatos en cientos de medios y componiendo una importante cantidad de cuentos y novelas.

En 1998 recibió el Herralde, uno de los galardones más apreciados de la narrativa hispánica, por su obra «Los detectives salvajes». El escritor Enrique Vila-Matas dijo de ella:

Roberto falleció en el Hospital Universitario de Barcelona el 15 de julio de 2003, como víctima de una enfermedad hepática que lo aquejaba desde hacía diez años -estaba esperando un donante para que le realizaran el trasplante de este órgano-.

Un artista de las letras

Roberto surgió en un panorama lleno de nombres que luchaban por un título o una beca, en el mismo él surgió para hacer un importe de oro para la creación literaria; y según lo han expresado muchas personas apasionadas de las letras, fue lo mejor que le pasó a este arte en mucho tiempo.

Como hombre que iba contra la corriente, Bolaño se ganó muchos enemigos. Una de las peleas más nombradas fue la que tuvo con los organizadores del Premio Rómulo Gallegos cuando intentaron eliminar a los escritores Daniel Sada y Jorge Volpi antes de la primera ronda porque tenían un favorito.

Además, Roberto nunca se calló y cada vez que dijo algo fue porque realmente estaba convencido. Cuando la periodista le preguntó si pensaba que si se hubiera emborrachado con Isabel Allende y Ángeles Mastretta pensaría diferente de la obra literaria de cada una, él respondió que no.

Y agregó que en primer lugar, esas dos señoras no desearían salir de copas con alguien como él y en segundo porque ni siquiera en sus peores borracheras perdía cierta lucidez mínima que le permitía descubrir el plagio, la mediocridad y las verdades silenciadas.

Y también aprovechó para aclarar que consideraba que Silvina Ocampo era una escritora, mientras que Marcela Serrano entraba en la clasificación de escribidora; y entre una y otra existían varios años luz de distancia.

Uno de los puntos más interesantes de dicha entrevista responde a la pregunta ¿se siente usted chileno? Su respuesta fue, «soy latinoamericano» y agregó que no tiene Patria, o mejor dicho que ella son sus dos hijos y algunas calles, instantes, escenas y rostros que viajan dentro de él y que algún día olvidará, y concluye diciendo

Al concluir, expresó que había sido feliz todos los días de su vida, aunque sea un ratito de esos días e incluso en las situaciones más adversas y que si hubiera tenido que escoger otra profesión se habría quedado con la de detective de homicidios, sus palabras fueron:

Comentarios4

  • moebious

    Siempre tienes unos post de lo mas interesantes. Particularmente tuve la desdicha de conocer sobre él hace muy poco pero ya tengo reseñado Detectives Salvajes para comenzar a descubrirlo.

    • Tes Nehuén

      ¡Muchas gracias, Moebius! Espero que este impresionante autor no te decepcione.
      Un abrazo enorme.

    • Raoul Shade

      Lástima que sólo hubo un comentario. Lástima que Bolaño murió relativamente joven (¡por falta de un donante de órgano!). Lástima que él también se está quedando en olvido. Pese a que Bolaño admiraba a Borges y Cortázar, nunca cayó en el plagio, como esas dos escribidoras que él menciona. Bolaño no sólo se destaca como un gran escritor, sino también como un gran crítico literario. Un escritor con principios y mucha autenticidad, que es lo que carece la mayoría de los escritores hoy día

      • Tes Nehuén

        Coincido contigo, Raoul en que fue un hombre de principios y supo mantenerse firme en aquello en lo que creía. De todas formas, no lo hago en que la mayoría de escritores de hoy en día carecen de autenticidad; creo que hay muchísimos grandes escritores, muchos de ellos con poca visibilidad. El problema no es la falta de buenos autores, sino la escasa promoción que reciben y el exagerado interés de las editoriales en enfocarse en los que venden.
        Un abrazo.

      • Scherzo

        Toda la obra narrativa de Bolaño. Yo me pregunto si puede haber mejor fotografía que la última de este artículo.

        • Tes Nehuén

          ¿Verdad que es genial esa foto? 😉
          Besotes

        • Edna Diaz

          Es un artículo realmente fascinate. Mucha información valiosa. En poesía soy escribidora, en prosa soy escritora. Magnífico



        Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.