Libros sobre los derechos de los animales

Los seres humanos parecemos convencidos de que somos los reyes del mundo, que todo lo que sucede en la tierra tiene que ver con nosotros y vivimos buscando el protagonismo del planeta desde que formamos parte de él.

Sin embargo, cada tanto nacen personas que comprenden que esa superioridad que manifestamos tener frente a otras especies sólo es una teoría bastante tonta porque en verdad no existe; al acercarte de verdad a otras especies comprendés lo hermoso que es la diversidad y lo pequeños que somos los humanos en comparación con otros seres vivos.

Los animales y sus derechos

Me sorprende enormemente esa capacidad de utilizar el olfato para conocer el mundo que tienen los perros por ejemplo, pudiendo acceder a información que nosotros no podríamos captar de ninguna manera.

El siguiente no es un tratado a favor de los animales (aunque me gustaría), simplemente con este artículo intento destacar aquellas historias donde se les ha dado el protagonismo a otras especies y donde se ha manifestado la increíble intolerancia que nos identifica como especie.

No hablo de lecturas al estilo fábulas, las historias donde los animales son personalizados no son lo que diría, mis favoritas. No, hablo de historias donde ellos son ellos y donde el autor intenta generar concientización en torno a los derechos y a las necesidades que los animales poseen. ¡Ojalá que les gusten estos libros!

Azabache, una obra que modificó las leyes

La primera obra se llama «Black Beauty», una de las historias más bonitas que he leído en mi vida (de más está decir que los caballos me parecen seres increíbles y poderosamente más inteligentes y capaces que las personas).

Azabache es una historia narrada en primera persona que cuenta con la particularidad de que, quien narra los hechos es un caballo.

En esta historia, que tiene sus momentos de alegría y diversión, existe un dramatismo poco exagerado de lo que para muchos animales implica el día a día, los excesos humanos y el maltrato son protagonistas de la cotidianidad de estos bichos, y muchos de ellos deben soportar al punto de perder la vida. Posiblemente, la idea primordial de la autora, Anna Sewell, es retratar esas injusticias y captar la atención y la comprensión del lector a través de la autobiografía, la vida desde la mirada del caballo.

Anna Sewell, autora de esta obra monumental, nació el 30 de marzo de 1820 en Great Yarmouth, Norfolk (Reino Unido). Debido a una lesión que le aconteció en su juventud quedó físicamente incapacitada para desplazarse normalmente, por eso debió recurrir a los coches tirados por caballos . de este modo se introdujo en el mundo y en la vida de estos animales, aprendiendo de sus necesidades y conociendo las formas en las que eran tratados. Gracias a esta relación es que pudo escribir esta obra preciosa (la única que escribió en su vida) titulada originalmente como «Black Beauty» y que en español recibe los nombres de «Belleza Negra» y «Azabache». La obra se encuentra basada en una historia real, de un caballo llamado Bessie.

Anna Sewell murió un año después de publicar esta obra, el 25 de abril de 1878, la obra recorrió todo el mundo y se ha convertido en uno de los tratados sobre derechos de los animales más valiosos de todos los tiempos. Gracias a ella, muchas cosas cambiaron en el Reino Unido, se generó una mayor concientización de los cuidados que habían de tenerse con los animales y se crearon leyes que los protegieran. Pese a ello, aún continúan existiendo sectores que no valoran realmente a estos animales; me refiero sobre todo al trato que reciben los caballos de carrera, o los potros al ser amansados.

Es inadmisible que sigan utilizándose técnicas de amansamiento de hace siglos, habiéndose descubierto que la doma natural no sólo es más saludable para estos animales sino que además permite obtener muchos mejores resultados. En lo que respecta a las carreras, ¿no va siendo hora de eliminarlas de la lista de entretenimientos siendo que año a año decenas de caballo mueren a causa de las exigencias que se les imponen?

Buck, un perro salvaje

La segunda obra es «El llamado de la selva» de Jack London, al igual que su otra obra «Colmillo Blanco» (dos novelas extraordinarias), en esta London nos presenta la vida de un perro cuyo nombre es Buck a quien lo raptan de su casa y lo venden como perro de trineo.

Buck debe enfrentarse a cientos de peligros y es utilizado por los seres humanos para satisfacer sus necesidades; en una época donde reinaba la fiebre del oro, los hombres llevaban a los perros tirando de trineos y condenándolos a vidas terribles, helados de frío y con pocas provisiones, los canes deben aprender a sobrevivir de formas rústicas. A través de estas experiencias Buck se reencuentra con el ser salvaje que anida en él, con la tradición de sus ancestros (los lobos) y comienza a oír la llamada de la selva, la libertad.

De forma indirecta la obra presenta al ser humano como única especie capaz de poner en contra suya y de aquellos que fueron capaces de amarle y serle fiel, y a los perros como animales fieles hasta la muerte, capaces de darlo todo por aquel que se autodenominó «su amo», sean cuales sean los riesgos a asumir.

Jack London nació el 12 de enero de 1876 en San Francisco (Estados Unidos) . Como escritor promulgó el respeto por el otro y sobre todo por demás especies; y debió soportar que dadas sus ideas, un tanto controversiales para su época, fueran censuradas. El llamado de la selva fue una de sus obras maestras y fue prohibido en muchos países al promover la libertad y el respeto por la naturaleza en general y los perros en particular.

Los libros y el respeto por la naturaleza

Como éstas, existen muchas historias donde los animales son protagonistas y que pueden servirnos para comprender aquello que parecemos ir negando por ahí, sus derechos, su necesidad de ser libres y de sentirse amados, como a las personas nos gusta sentirlo.

Los animales no son inferiores, si no lo desean, tampoco superiores (aunque me niego a pensar que nosotros podamos estar a su altura), pero mínimamente iguales en capacidad y derechos. La fuerza con la que viven, su valentía para enfrentarse a lo que sea y aferrarse a la vida son la mejor enseñanza que pueden darnos; y sobre todo, ese amor y fidelidad que les lleva a perdonarnos todo y a sanar aun aquello que hace un daño rotundo, como el abandono. Si nos fijáramos un poco más en cómo se relacionan ellos, seguramente podríamos ser una especie más feliz, equilibrada y consciente de lo que realmente vale la pena de la existencia.
Espero que les haya gustado el artículo y que amen y respeten mucho a los animales. 🙂

Comentarios2

  • santoja

    por que no espesamos por respetar a los humanos en especial a los niños? CLARO que los animales son bellos pero en su entorno, pero lo que esta sucediendo es que los perros y los gatos en especial se han convertido en una epidemia , no por culpa de ellos si no de los" humanos" que los llevan a sus casas , a sus camas a las cunas de los niños, no se conforman con tener una mascota , no tienen 2 , 3 o 5 perros en una casa, luego los llevan a los parques a defecar , saben cuanto dinero vale mantenerlos , saben cuantos niños se mueren de hambre cada minuto en el mundo o en tu propio pais?
    por favor RESPETEMOS A LOS HUMANOS

    • Raoul Shade

      Somos nosotros que nos hemos convertido en una epidemia, y la peor del siglo XX. Somos la especie más mala que existe en la tierra. Somos capaces de cometer atrocidades durante décadas y décadas frente a los animales que nos miran con horror. Por eso la gente anciana busca la compañía de una mascota, porque sabe que un perro nunca traicionará a su amo. Somos nosotros que tenemos dos caras. Una fiera es mucho menos cruel que el hombre cuando mata para comer. Los mataderos son un espejo de nuestra miseria humana y el maltrato y crueldad extrema en la granja de cerdos ya ha sido bien documentada.

      Cantidades de perros han salvado vidas humanas, sin embargo, los ucranianos los matan salvajemente para limpiar las calles en ocasión de la Eurocopa. Hay españoles que cuelgan a los perros que ya nos le valen para cazar. También al igual que los franceses, los mexicanos, los venezolanos, entre otros, a diario torturan y asesinan a los toros en las corridas. El foie gras ha sido prohibido en el Reino Unido, pero en Francia continúan torturando a los gansos para nuestro placer culinario. Podría llenar páginas sobre la perversidad humana, pero claro para usted son tan sólo animales y no merecen respeto.

    • María Teresa López

      Lo queramos o no, somos responsables de la naturaleza,
      flora y fauna terrestre,
      que se nos ha dado en regalo para su protección,
      debemos aprender a convivir con todos los seres vivos
      y concederles el respeto y la dignidad que cada especie merece.



    Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.