«Finalista», de Laura Franco Carrión —Editorial Alhulia—


¿Cómo sería el mundo si nuestros ojos pudieran reconocerse en los de los demás, si entendiéramos que nuestro destino es el mismo del que parece ligado a nuestros compañeros de clase? Esta parece la pregunta que se hace la protagonista de “Finalista” de Laura Franco Carrión (Ed. Alhulia), obra ganadora del “X Certamen de poesía Antonio Gala de Alhaurín el grande”. Es ésta una lectura jugosa que narra el fin de la adolescencia y plasma de forma contundente el daño que los roles y las imposiciones dibujan sobre nuestra mente y nuestro cuerpo.

La soledad adolescente

“Finalista” puede leerse como una historia dividida en cuatro partes. Con una colorida introducción que deriva en el choque del mundo infantil con la crueldad adolescente que anuncia el fin de todo lo conocido (conflicto); una espina que aterriza bruscamente en un clímax donde la búsqueda de la propia identidad y la lucha por vivir libremente el propio deseo, ponen en tela de juicio todo lo aprendido-absorbido.

Finalmente llegamos al desenlace, donde la autora nos lanza de bruces a la realidad cotidiana, que se parece a la cubierta del Mercadona, donde todo lo que antes tenía un brillo especial amenaza con perderlo. Y en este punto, la luz que avanza y que nos invita a mirar la realidad con otros-nuevos ojos; porque por desolador-anodino que pueda resultar el mundo, parece esconderse en él la semilla de una nueva infancia, con todas sus posibilidades.

Laura Franco Carrión, que es una artista multidisciplinar, juega aquí con las imágenes y elabora una poesía directa donde todo es visual. En el camino, nos ofrece reflexiones en torno a las dificultades que experimenta una adolescente al ser consciente de que jamás será como las demás, que no buscará las mismas cosas, que no tendrá ese final de cuento de Disney que parece haber sido escrito para todas.

En ese sentido el libro me ha resultado muy acertado. Expresa con absoluta brillantez la forma en la que se abre camino nuestro deseo hacia territorios desconocidos que nos resultan apasionantes, y cómo ante la incomprensión sabemos encontrar en la rebeldía (la cierta rebeldía) un camino de libertad para construir la propia identidad.

El amor prohibido

La libertad, esa pulsión adolescente de conquistar el mundo, de derribar los muros de la casa, es una de las intenciones más predominantes de la voz poética en “Finalista”. Esa locura juvenil de llevarse el mundo por delante, por muy gris que sea, ha sido captado con mucho acierto por Laura y otorga al libro intensidad y homogeneidad.

Hay, sin embargo, algo que me ha llamado especialmente la atención, y que, creo, convierte este poemario en una lectura muy recomendable, y es el tono desenfadado con el que se acerca Laura a la escritura. La ironía, la sencillez y la búsqueda de un paisaje desangelado son tres características que dotan al libro de intencionalidad y a la vez de frescura; y nos llevan a leer y continuar leyendo con el deseo de asirnos a las palabras y de revivir ese gesto adolescente de la infancia.

Y ligada a esta forma precisa de acercarse al lenguaje aparece, el amor adolescente, que se alimenta de la transgresión y que se plasma de una forma rotunda como una búsqueda identitaria que responde a otra cosa. Un deseo profundo, ignorado hasta el momento que fluye, la naturalidad de los gestos que antes nos parecían impensables. Pienso que Laura manifiesta de forma clarísima las sensaciones adolescentes del descubrimiento del amor, antes de las barreras, antes de los estereotipos, cuando todo parece posible-bueno.

El mundo detrás de la ventana

Por otro lado, hay una mirada fugaz sobre la vida que avanza y devora las propias emociones, el mundo que castiga-lastima, que no tiene piedad e intenta censurar aquello que surge pulsivamente. El poema del beso en la piscina me ha resultado maravilloso. Dos enamoradas que disfrutan de aquello que surge y las miradas del pueblo que censuran esa expresión libre de amor y vitalidad. A través de un lenguaje sumamente cercano Laura consigue extrapolar las emociones de incomprensión que se viven cuando lo que deseas se aleja de lo que el mundo y la vida tenía preparado para ti.

“Finalista” es una obra que observa el fin de la infancia, que ofrece poemas que coquetean con el erotismo sin llegar a apostarse del todo en él y se abraza a las pasiones, desde la ternura y una mirada profunda sobre la realidad. No obstante, no es éste un libro intencionalmente reivindicativo, es más bien una lectura lumínica sobre la realidad juvenil, que no se olvida de animarnos a reflexionar sobre ciertas cosas que afianzan nuestra mirada sobre lo que nos rodea. Un libro que nos lleva a un pasado lleno de posibilidades, cuando la ilusión insistía en permanecer pese a que el nubarrón gris de la madurez intentaba empujarla hasta el más oscuro pozo!

¡Lean “Finalista” para descubrir una voz nueva y brillante: dos ingredientes que le vienen muy bien a la cansada poesía que estamos acostumbrados a leer!


 
 
FINALISTA
Laura Franco Carrión
Editorial Alhulia
978-84-946861-4-6
68 páginas
10 €

Comentarios1

  • Rafael Parra Barrios

    Muy merecido premio! Prodigiosos sus versos. Cada palabra es una minuciosa realidad versada con un estilo original. Es una poesía desafiante, propia de la juventud.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.