Curiosidades sobre La isla del tesoro

Uno de los clásicos de las novelas de aventuras y, sobre todo, de piratería es La isla del tesoro, escrita por el autor escocés Robert Louis Stevenson y que vio la luz en el año 1883. Así, hablar de novelas de corsarios y lobos de mar así como de tesoros escondidos supone hacer mención obligada a este libro.

Hoy queremos adentrarnos un poco más en él y por eso lo que vamos a hacer es optar por descubrir algunas de sus curiosidades:

  • Su autor la creó de forma inesperada. En concreto, lo que sucedió fue que su hijastro de 12 años, Lloyd Osbourne, había dibujado el mapa de una isla y jugando con él comenzó a ponerle nombres a los lugares que había creado en ese dibujo. A partir de ahí se inventó una historia sobre que había un tesoro escondido y así al día siguiente llevó a cabo la creación del primer capítulo de la novela. El resto los fue escribiendo diariamente y al final de la jornada se los iba leyendo a su familia para que le diera recomendaciones y propuestas, algunas de las cuales llegó a incluir en la novela como sería el caso del momento en el que Jim Hawkins se oculta en un barril de manzanas.

  • Los primeros quince capítulos los redactó en Braemar, un pueblo que está situado en las Tierras Altas escocesas.

  • Precisamente esta obra fue el primer gran éxito dentro de la carrera de Robert Louis Stevenson.

  • Para poder darle forma a este trabajo, Stevenson no solo se inspiró en el mapa creado por su hijastro sino también en autores de referencia en el género de aventuras tales como Daniel Defoe. Asimismo, tomó como verdaderos referentes a otros autores como Edgar Allan Poe o Washington Irving.

  • A la hora de crear a ciertos personajes tomó como ejemplos a personas de su entorno más cercano. Buena muestra de eso es que el emblemático John Long Silver fue creado inspirándose en su amigo escritor y editor William Henley, que perdió una pierna por culpa de la tuberculosis.

  • En un primer momento fue publicando la obra por entregas en la revista Young Folks, pero no consiguió el seguimiento del público que esperaba. Sin embargo, ese boom llegó cuando La isla del tesoro se publicó por completo en formato de libro.

  • Esta novela consiguió que muchos autores la alabaran enormemente e incluso que, en cierta medida, la utilizaran como referente o inspiración. Y entre todos esos se encontraría el escritor estadounidense Henry James (1843 – 1916), creador de trabajos tales como Las bostonianas (1886) o Retrato de una dama (1881).

  • De La isla del tesoro se ha alabado la fantástica recreación del mundo marinero. Es cierto que Stevenson jamás ejerció como tal, pero para crear ese ambiente perfecto se basó en las experiencias que su abuelo y su padre, ingenieros de faro, le habían contado así como en las vivencias que tuvo durante un viaje que realizó cruzando todo el océano Atlántico.

  • Otro dato curioso es que en la novela sí se habla y tienen cierto protagonismo varios piratas que existieron de verdad. Nos estamos refiriendo a Barbanegra, William Kidd, Edward England, Howell Davis y Bartholomew Roberts.



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.