Carlos Fuentes, la literatura de México y sobre México

Sudamérica es una tierra de grandes literatos que han dejado una huella muy profunda en este arte a nivel internacional. Este puede ser el caso de Mario Vargas Llosa, Jorge Luis Borges, Gabriel García Márquez o Paulho Coelho. Y entre ellos se encuentra también el mexicano Carlos Fuentes Macías.

Este, afamado de manera especial por sus novelas, ha conseguido así ser reconocido a través de galardones como el Premio Cervantes o la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica. Y eso sin olvidar tampoco que tiene el privilegio de ser miembro honorario de la Academia Mexicana de la Lengua.

Como decíamos, aunque ha escrito ensayos y relatos de diversa índole, son sus novelas las que le han otorgado más alegrías y buenas críticas. Entre ellas sobresale una de más conocidas de este autor: Aura, que fue publicada en el año 1962.

Felipe, un joven historiador, es el personaje que se toma como punto de partida de esta narración en la que se da a conocer la difícil y extraña situación que deberá afrontar cuando acepte realizar la biografía del difundo General Llorente. Ese encargo le hará que deba convivir con la esposa del fallecido (Consuelo) y la sobrina del mismo (Aura). Dos mujeres con las que tendrá una relación más allá del simple trato laboral y que le volverán loco cuando una se vaya transformando en otra, envejeciendo al antojo del destino.

Cinco años después de que viera la luz esta novela también hizo lo propio otra: Cambio de piel. En ella se narra la historia de cuatro personajes que realizan un viaje en coche desde México hasta Veracruz. Un trayecto durante el cual se nos darán a conocer las vidas de cada uno de ellos, como por ejemplo la de Javier, que dejó su carrera en la política para vivir unas intensas relaciones sentimentales.

La realidad de México

Carlos Fuentes siempre se ha sentido muy orgulloso de su tierra, a la que ama con devoción. Por eso, muchas son sus obras en las que, de un modo u otro, ella ha estado presente.

Este es el caso de La muerte de Artemio Cruz, que fue publicada en el año 1962, con la que este escritor pretendió ofrecer una visión de la historia de México. Para ello toma como protagonista a un hombre que está a punto de morir, el que da nombre al título del libro, y que realiza un repaso mental por todo aquello que le ha tocado vivir.

En concreto, rememorará su intervención en la revolución de dicho país de la que nos dará todo tipo de información.

Nuevamente su tierra vuelve a ser protagonista en la novela Gringo Viejo, de 1985. En este caso que nos ocupa, se narra la historia real del escritor estadounidense Ambrose Bierce, quien dejó su posición privilegiada y su vida acomodada en América del Norte para cruzar la frontera y luchar al lado de las tropas de Villa.

De gran éxito fue este trabajo que logró convertirse en el primer best seller de Fuentes en la ciudad de Nueva York.

La última novela que vuelve a tener a México como telón de fondo o protagonista es Adán en edén (2010). Un trabajo donde se cuenta como un empresario decide enfrentarse a los criminales que se dedican al mundo de la droga y que están adquiriendo poder en el país.

La historia, el presente y el pasado de su país son indiscutiblemente el pilar de la bibliografía de Carlos Fuentes Macías, un autor que es símbolo de la calidad literaria de Sudamérica.

Comentarios2

  • Millz

    Muy bueno tu artículo, María Merino. Ilustra e informa. Te lo agradezco.
    saludos afectuosos.

    • María Merino

      Muchas gracias Millz por tus palabras. De verdad que me alegro mucho que te haya gustado y que haya podido servirte para obtener información de este gran autor. Un saludo!!

    • Raoul Shade

      Queráis decir la Gran Cruz y la Espada de la Orden de Isabel la Católica, responsable de tantos crímenes de lesa humanidad en América Latina (exterminio de los Indios y esclavitud de los Negros) y aquí en España con la masacre de Judíos en las hogueras. ¡Qué trabajo tan fácil que te toca, escribir artículos con lectores tan indiferentes a las atrocidades del pasado! ¿O quizás tan educados y prudentes? Me extraña que Fuentes haya aceptado ese premio tan infame, en vista que en su excelente ensayo: “Cervantes o la crítica de la lectura”, habla mucho de la contribución da la cultura judía: “Puede decirse que los judíos fijaron y circularon el uso del español en España (…) Los judíos eran los doctores y cirujanos de España (…) los únicos recaudadores de impuestos y los principales contribuyentes del reino… la cabeza de lanza de la naciente clase capitalista de España.” Fuentes se refiere al siglo XIII de Alfonso X el Sabio, porque Isabel la Católica y su esposo expulsaron a todos los judíos de España en 1492. Es irónico que Fuentes alabe tanto a los judíos y acepte ese premio infame.

      • María Merino

        Sinceramente, Raoul, no entiendo tu actitud. Para exponer tus opiniones no creo que sea necesario ofender a nadie, y siempre lo haces. No me gustan las disputas, ni los conflictos, pero no puedo dejar pasar por alto que insultes a los lectores o a mi trabajo.
        Tú pides a los demás que se informen convenientemente y siempre pones en tela de juicio su labor. Pero tú eres el que pecas de poner en dudas cuestiones sin cerciorarte antes de si es cierto o no. Por ello, he hecho el trabajo por tí y te pongo un enlace donde podrás informarte convenientemente: http://www.elpais.com/articulo/cultura/Carlos/Fuentes/recibe/Gran/Cruz/Isabel/Catolica/elpepucul/20090324elpepucul_8/Tes
        Y de verdad Raoul, creo que existen maneras constructivas y más educadas de decir las cosas y de dejar claras tus opiniones.



      Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.