Caloi, breve homenaje a un crack de la ilustración

Caloi, uno de los más reconocidos dibujantes argentinos falleció en la madrugada de ayer, 8 de mayo. En este artículo quiero recordar al padre de Clemente, alguien que ha dejado su vida en pos del arte y que nos ha permitido reír en momentos de gran tristeza. Este homenaje es para Carlos Loiseau, el Caloi adorado no sólo por argentinos, sino también por ciudadanos de otros países.

Conmoción porteña por la muerte de Caloi

Marcelo Simón, un gran amigo del ilustrador y también colega expresó que Caloi era su hermano, y un hombre íntegro capaz de sobreponerse a los malos tiempos con una sonrisa. Lo recordó como un peronista fervoroso y un dibujante único, extraordinario, con un sentido del humor bien marcado y mucho bagaje cultural.

Caloi tenía 63 años y estaba internado por una gran afección en el Instituto del Diagnóstico de Buenos Aires.

Será recordado como el creador de uno de los personajes de la historieta más importante, «Clemente» y su novia, «La Mulatona» y del ciclo televisivo «Caloi en su tinta», un programa que proponía la difusión de la animación y que conducía el propio dibujante.

En este mayo porteño, la ciudad se viste de luto para despedir a Caloi, uno de los más grandes historietistas nacionales, quien dándose la mano con Fontanarrosa y Quino, colaboró para hacer de nuestra historieta un sello nacional y único, permitiéndonos compartir con el resto del mundo nuestras costumbres para ayudar a integrarnos.

Primeros pasos en el dibujo

Caloi nació bajo el nombre de Carlos Loiseau, el 9 de noviembre de 1948, en la Ciudad de Salta. Se apasionó por el dibujo desde muy niño; en varias ocasiones contó que su primer acercamiento a este arte fue retratando a su familia y más tarde creando su propia revista de historietas, con personajes inventados por él, que vendía a su familia por unos pocos pesos. Su obra maestra fue Clemente.

Las primeras publicaciones de Caloi vieron la luz en 1966, en la revista Tía Vicenta, al año siguiente se lanzó a la publicación de una serie que llevaba el nombre de «Artista, Flor, Ejecutivo», en María Belén. A partir del año siguiente (1968)trabajó como dibujante en la revista «Análisis» en la sección de humor y política. Su primer cortometraje lo publicó en 1970, se llamó «Las Invasiones Inglesas».

Así durante años colaboró con impresionantes medios, dando a conocer su genio y presentando personajes únicos. En el 2009 fue declarado personaje ilustre de Buenos Aires, por la creación de su hijo, Clemente, personaje que es considerado como patrimonio cultural de la ciudad de Buenos Aires.

¡Llegó Clemente!

Clemente nació en 1973, comenzó siendo publicado en el Diario Clarín, en la sección de humor. Es un personaje que ha marcado la historia de la historieta argentina y que ha sido utilizado como mascota de la selección en el Mundial del ´78.

Clemente es una especie de flamenco, pero no tiene alas y posee un cuerpo rayado de color celeste y blanco. Un tipejo que critica la situación social y política de su tiempo, a quien le encantan las mujeres y el fútbol. Según muchos lo entienden, es uno de los personajes más característicos que simboliza la idiosincrasia de muchos argentinos (no de todos, porque en todos los lugares existen personas que no se identifican con lo mismo que el resto. Hay argentinos a quienes no les interesa el fútbol ni las mujeres, quienes viven al margen de esos símbolos). A Clemente le gustan muchísimo las aceitunas y en ocasiones se lo ha visto tomando mate.

En 1982 Clemente fue visto por primera vez en la televisión y tenía como guionista y director al gran Caloi, su padre. Lo hizo a través de un programa que estaba hecho con muñecos y que se trasmitía por Canal 13 y otras varias emisoras del interior del país (así fue hasta el ´89). En el 2002 fue protagonista en un ciclo de micro-programas que se emitía por Canal 7 (hoy Televisión Pública), fue la primera vez que aparecía en una animación hecha en 3D.

Caloi en su tinta

En 1990 Caloi comenzó con el ciclo de televisión «Caloi en su tinta» cuyo objetivo fundamental era difundir el cine de animación de autor, gracias a esta iniciativa recibió premios y felicitaciones en varias oportunidades.

Entre otros trabajos, Caloi realizó varias campañas publicitarias, para Terrabusi, Parliament, Quilmes, La Europea y Quini 6, entre otras compañías importantes, y para el Mundial de Fútbol del año 2010, colaboró con una publicidad de YPF donde Clemente era protagonista, realizado en 3D.

Recientemente se ha estrenado su última creación, en la cual trabajó en conjunto junto a su esposa María Verónica Ramírez. La obra se titula «Ánima Buenos Aires» y es un film donde podemos acercarnos a la historia de Buenos Aires, en la que colaboran Carlos Nine, Pablo y Florencia Faivre y Pablo Rodríguez Jáuregui.

Si bien el estilo de Caloi es único, recibió la influencia de los historietistas de mediados del ´50, como los que colaboraban con la revista «Misterix». Cuando tenía seis años empezó a dibujar, primero aventuras realistas, al estilo cow-boys o Tarzán. Luego se sintió atraído por el trabajo de dibujantes como los creadores de «Rico Tipo» y «Patoruzú», los cuales los leía en la peluquería a la que solían llevarlo.

En la peluquería de un hombre llamado Canaro que, como lo dijo el propio Caloi, te comía el bocho por fuera y por dentro.

En ese lugar conoció a otros astros del dibujo como Battaglia, Ferro y Oski, pero asegura que seguramente quien más profundo le llegó fue Quinterno, creador de Patoruzú, de quien aprendió algo fundamental:

Les dejo un vídeo de la última vez que este genio argentino fue entrevistado. Hasta siempre, Caloi. Gracias por permitirnos siempre mirar la vida con una sonrisa, y por dejarnos a este crack que es Clemente.

Comentarios3

  • PoemasDeLaSu

    Una lamentable pérdida, que lloramos todos los argentinos

  • Delfina Acosta

    El humor está de luto. Vale tanto el buen humor en la vida de la gente.
    Delfina Acosta

  • benchy43

    Indudablemente quedará en la historia de los grandes humoristas gráficos de nuestra tierra, así como el Negro Fontanarrosa y otros ilustres. Adiós, querido Caloi, gracias por tantos lindos momentos que nos diste.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.