Bicentenario del nacimiento de Charles Dickens

Una de las cosas más divertidas e interesantes que ha creado Google es el Doodle, motivo con el que disfraza su buscador cada tanto para conmemorar alguna fecha importante.

Ha tenido espacio la literatura en algunas ocasiones, esta vez le toca a Charles Dickens, siendo que hoy 7 de febrero se celebran los doscientos años de su nacimiento. En este artículo haré también un pequeño recordatorio de este impresionante escritor que ha tenido el siglo XIX.

La vida de Dickens

Charles Dickens nació el 7 de febrero de 1812 en Portsmouth, Inglaterra. Los primeros años de su vida los transcurrió en Londres y Kent, dos ciudades de dicho país que aparecen en reiteradas ocasiones en las historias de este autor. Desde muy pequeño Charles debió trabajar para mantener a su familia, puesto que su padre fue enviado a la cárcel a causa de las deudas.

Pese a que contaba con poco dinero y que pasaba la mayor parte del día trabajando, no olvidó sus estudios y creció como autodidacta y cuando tenía 21 años comenzó a trabajar como reportero para el periódico liberal «The Morning Chronicle».

En lo que respecta a su vida familiar, habiendo tenido una difícil infancia no consiguió huir de los fantasmas, sus traumas no resueltos, las presiones desde la más tierna infancia y su escasa relación con su padre lo llevaron a buscar en repetidas ocasiones a romper sus matrimonios, pese a ello tuvo muchos hijos.

Charles murió el 9 de junio de 1870 y fue enterrado en la abadía de Westminster.

Literatura social

En la obra de Dickens pueden analizarse muchas cuestiones que pueden ayudar a comprender la sociedad de su tiempo, y algunas de ellas aún son vigentes.

Puede encontrarse una fuerte crítica a la sociedad y a ciertas costumbres deplorables, como la explotación infantil, el trato violento, la discriminación, los abusos de poder y la parafernalia que rodeó a quienes llevaban los hilos de la revolución industrial.

Entre las obras que destacan se encuentran «Oliver Twist», un niño huérfano que sufre toda clase de penalidades, «Cuento de Navidad», «David Copperfield» y «Grandes esperanzas».

De su obra surgen personajes distintivos que darían lugar a ciertas tendencias en el ambiente literario, como la imagen del huérfano desvalido, el viejo amargado o el capataz negrero, en las que se han apoyado muchos escritores para contar su versión de la existencia y realizar nuevamente una crítica a la sociedad a la que pertenecían.

La novela por excelencia

«David Copperfield» es sin lugar a dudas la obra más sorprendente e importante de Dickens. Ha sido catalogada como una Bildungsroman, cuyo significado es «novela de aprendizaje o formación», dentro de este grupo entran aquellas obras que muestran un desarrollo físico, moral, psicológico y/o social de un personaje. Proceso que se desarrolla desde la infancia hasta la madurez. A este grupo pertenecen obras como «El lazarillo de Tormes» novela española anónima, «En busca del tiempo perdido» de Marcel Proust y «Retrato del artista adolescente» de James Joyce.

En cierta ocasión Charles Dickens expresó que así como algunos padres tienen un hijo predilecto, lo mismo le ocurría a él con «David Copperfield», la consideraba su obra predilecta, así lo escribió en uno de sus prólogos:

Esta obra presentó cambios significativos en lo que respecta al estilo pues fue escrita en primera persona, relatada por el propio Copperfield, cosa que Charles no había hecho en relatos anteriores. Se caracteriza por mostrar los cambios emocionales e ideológicos que va sufriendo el personaje a lo largo de la historia, hasta alcanzar la madurez.

La novela transcurre en torno a un eje preciso, los corazones, de los cuales existen tres tipos los disciplinados, los que nunca podrán disciplinar el suyo y aquellos que pueden con el tiempo conseguirlo. A través de esta estructura Dickens realiza un análisis social sumamente interesante y consigue mostrar el crecimiento de la sabiduría del personaje a través de las relaciones que va entablando las cuales le brindan experiencia y crecimiento emocional y moral.

Esa gran esperanza de Dickens

«Grandes esperanzas» es otra de las imponentes obras de Dickens donde se puede entender el estilo, los pensamientos y los criterios literarios del autor a la hora de sentarse a contar una historia.

Ha sido adaptada a obras teatrales, al cine y de ella se han realizado cientos de versiones, seguramente es una de las obras del siglo XIX que más popularidad han conseguido.

La historia comienza cuando Pip, un niño huérfano que vive con su hermano y su esposo Joe, se encuentra con un preso y se ve extorsionado a ayudarle a quitarse los grilletes y a entregarle alimentos. A partir de ahí Dickens intenta mostrarnos el proceso de crecimiento de ese chico. Sus relaciones, su dramática historia y lo difícil que puede resultarle convertirse en un hombre de nobleza.

Esta obra narra la vida de Pip desde la navidad de 1812 hasta el invierno de 1840. Comenzando en esa infancia triste y solitaria, pasando por sus años de juventud como estudiante en Londres y sus idas y vueltas para conseguir la felicidad, la cual parece abrazar a todos los que lo rodean pero a él lo esquiva.

Se dice que la mayoría de las obras de Dickens son autobiográficas, de todas formas, no considero que sea esto tan relevante. Hay algo que dice Amos Oz que me parece muy apropiado para este momento, dice:

En verdad la veracidad o no de los hechos presentes en una novela no debe influir sobre nuestra apreciación de la misma; así que en vez de preguntarnos si son o no autobiográficas las obras de Dickens quedémonos conque son increíbles y pueden ayudarnos mucho a comprender su tiempo, y también el nuestro.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.