Las obras con crítica social de Charles Dickens

Inglaterra cuenta con una gran cantidad de genios literarios que han hecho de este arte un mundo lleno de fantasía o de representación social y de personajes de ficción universalmente conocidos que a todos nos han encandilado a través de sus historias personales.

Uno de esos maestros ingleses de las palabras es Charles Dickens, principal escritor de la época victoriana, que si por algo se caracteriza es por haber dado vida a figuras tan importantes como Oliver Twist o David Copperfield. Y ello recurriendo a un estilo marcado por la ironía y por la intensa crítica social, muy apreciables en sus libros.

charles-dickens

Muchos son los trabajos que tenemos que agradecerle los lectores al mencionado autor pero, a continuación, subrayamos los más relevantes.

Los papeles póstumos del Club Pickwick es la primera novela de Dickens y además una de las más importantes de la literatura del país anglosajón. Entre 1836 y 1837, en varias entregas, se publicó aquella en la que el humor es la principal herramienta utilizada para encauzar la historia del extravagante club Nimrod. Un centro donde se reúnen cazadores inexpertos.

oliver-twist

Frente al humor de esta obra, con su trasfondo social, sobresale la fuerte crítica a la sociedad que supuso Oliver Twist. En 1837 fue cuando vio la luz este trabajo que está calificado como uno de los primeros de tipo social de la literatura universal.

Un niño, cuyo nombre da título a la novela, es el protagonista de estas páginas donde se denuncia la explotación infantil en el ámbito laboral, el mundo criminal o el hostigamiento a pequeños para que cometan delitos.

Y todo ello se consigue contando la historia de un pobre huérfano que para sobrevivir se ve obligado a dejarse llevar por delincuentes o explotadores que se aprovechan de su edad para manejarlo a su antojo y sin ningún tipo de cariño, consideración o cuidado.

Las miserias de las ciudades avanzadas

Otro niño huérfano, repudiado por su padrastro y acogido por un familiar muy peculiar, es el protagonista de David Copperfield. En 1850 fue cuando se publicó esta obra a la que el propio Dickens se refirió diciendo “de todos mis libros, este es el que más me gusta”.

david-copperfield

Desde su infancia hasta la madurez, en la que logra llegar a ser escritor, el lector acompaña al personaje central por su historia que, según muchos expertos, contiene bastantes datos que hacen referencia a la vida del propio autor inglés.

La obra más compleja de todas cuantas escribió el literato del que estamos hablando es, sin duda alguna, Historia de dos ciudades de 1859. Una novela histórica esta que, ambientada en plena Revolución Francesa en el siglo XVIII, narra paralelamente el transcurrir de la vida en París y en Londres.

historia-dos-ciudades

Una forma diferente de contar esta narración con la que Dickens perseguía mostrar al lector dos mundos totalmente opuestos. Así, mientras en la capital francesa reinan el caos y el desorden a la vez que los continuos cambios sociales, en la urbe inglesa todo es armonía y paz.

Tras ese cambio estructural en su obra, el escritor vuelve a retomar su línea con el libro Grandes esperanzas, de 1860. Un trabajo donde el protagonista nuevamente es un niño huérfano, en este caso Pipi, que a lo largo de toda su vida persigue algo: llegar a ser un hombre de nobleza.

Con la lectura de estas novelas cualquier apasionado de la literatura se acercará a Charles Dickens, uno de los maestros y referentes del arte de las letras de todos los tiempos.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.