Juan Jacinto Muñoz Rengel, respuestas en 140 caracteres

Hace tiempo, María Merino publicó en Poemas del Alma un artículo sobre Juan Jacinto Muñoz Rengel, a quien presentó como un “autor polifacético”. Meses más tarde, Tes Nehuén hizo alusión al mismo escritor por “La realidad quebradiza”, una antología de cuentos a cargo de José María Merino cuya edición corrió por cuenta de Muñoz Rengel. Ahora, llega el momento de saber qué piensa y siente este exponente del mundo de las letras que no dudó en aceptar mi propuesta de responder cinco preguntas respetando el formato limitado de los mensajes de Twitter.

rengelMe ha gustado el resultado de estos intercambios de mensajes a través de la red social del pajarito. Son frases que, además de permitirnos conocer de cerca al creador de obras como “El libro de los pequeños milagros”, “El sueño del otro”, “El asesino hipocondríaco” y “De mecánica y alquimia”, dan pautas de escritura útiles a la hora de iniciar un relato.

Leer los libros que ha publicado hasta el momento este español nacido en 1974, visitar su sitio web y seguirlo en Twitter son otras alternativas que permiten tener presente a Juan Jacinto Muñoz Rengel y apreciar su talento literario.

¿Por qué y para qué escribes?
– Para explicarme y para entretenerme. Creo que distinguir entre literatura seria o evasión es un error. La ficción también es conocimiento.
¿Qué debe tener un libro para cautivarte?
– Tiene que contarme una historia original como nunca antes me la habían contado y de manera que me olvide de que hay alguien contándomela.
¿Cuál ha sido, hasta ahora, el momento más gratificante que has vivido como escritor?
– Cuando ‘El asesino hipocondríaco’ me llevó a muchos nuevos lectores y desde todas partes me escribían para transmitirme sus experiencias.
¿Qué se debe priorizar en un relato corto para que tenga impacto?
– Hay que tener claro el conflicto de la historia. Y luego sacarle el máximo partido tanto en las primeras líneas como en el desenlace.
¿Cómo encuentras el panorama literario actual en España?
– Muy variado. Muy profuso. Lo malo es que cuesta distinguir lo valioso entre tanta paja. Lo bueno es que se escribe tanto que algo quedará.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.