Roque Dalton

El 14 de mayo de 1935, en San Salvador, nació el descendiente del norteamericano Winnall Dalton y la salvadoreña María Josefa García. El pequeño, bautizado como Roque, se formó en una escuela jesuita y luego continuó sus estudios en universidades de su país, México y Chile, especializándose en Antropología y Derecho.

Roque DaltonRoque Dalton, de todas maneras, no quedaría en la historia como antropólogo ni como abogado: su nombre permanece en el tiempo por su labor como poeta y por su militancia política. Dos facetas que le valieron reconocimiento y que le permitieron trascender aunque sólo vivió cuatro décadas.

En 1956, Dalton funda el Círculo Literario Universitario junto a Otto René Castillo y otros autores. Ya por entonces era un activo militante comunista que, un año más tarde, viajaría a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (U.R.S.S.). En su viaje conoció a Juan Gelman, Miguel Ángel Asturias y otros grandes intelectuales.

«Mía junto a los pájaros» fue su primera obra publicada, en 1957. Su carrera continuaría con «El turno del ofendido», «La ventana en el rostro», «El mar», «Los testimonios», «Taberna y otros lugares», «Poemas clandestinos» y «Pobrecito poeta que era yo», entre otros libros. Su talento le permitió obtener el Premio Casa de las Américas y el Premio Centroamericano de Poesía, entre otros galardones.

Su compromiso político lo llevó a la cárcel y lo convirtió en un perseguido que vivió en Cuba, México, Corea del Norte, Guatemala y Vietnám, entre otras naciones. Su muerte, de todos modos, fue propiciada por sus propios camaradas del Ejército Revolucionario del Pueblo, conocido por su sigla E.R.P..

El 10 de mayo de 1975, Dalton (cuyo alias de guerra era Julio Delfos Marín) y un compañero fueron asesinados al ser considerados como agentes encubiertos de los Estados Unidos. Con el tiempo, sin embargo, se demostró que dicha acusación era falsa. La memoria de Roque Dalton, finalmente, quedó libre del mote de traidor.

Comentarios1

  • Raoul Shade

    Julián te felicito por resucitar al más grande poeta de Centro América después de Rubén Darío. No fue tanto su compromiso político, sino su honestidad que lo llevó a la tumba. Los revolucionarios honestos casi siempre son asesinados o exiliados por sus propios jefes totalitarios. Dalton también fue un poeta autentico, y para eso se necesita honestidad estética, y por eso despreciaba a Neruda y a la mayoría de poetas cobardes. En You Tube podréis oír, quizás, su mejor poema: “Alta hora de la noche (Roque Dalton) Recitado por Cortázar”



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.