Guadalupe Grande

El 30 de mayo de 1965 se produjo en suelo madrileño el nacimiento de Guadalupe Grande Aguirre, una española que sumó experiencia como crítica, ensayista y poeta.

Guadalupe GrandeAl repasar su historia y reconstruir su árbol genealógico queda al descubierto que creció en contacto con el universo creativo ya que tuvo como abuelo al pintor Lorenzo Aguirre y sus padres, Félix Grande y Francisca Aguirre, se dedicaban a la poesía, razón por la cual sus respectivas biografías ya enriquecen el archivo de este espacio virtual especializado en literatura. Ella, aunque terminó consagrada al mundo de las letras, completó en la Universidad Complutense de Madrid una licenciatura en Antropología Social, así como se permitió cultivar la pasión por el arte del collage y la fotografía.

Varias revistas y antologías le dieron espacio a textos de su autoría. Con los años, la responsable de títulos como “El libro de Lilit” (trabajo por el cual a fines de la década del ‘90 le otorgaron el Premio Rafael Alberti), “Mapas de cera” y “Hotel para erizos” ganó elogios por su buen desempeño literario y sumó lectores tanto dentro y fuera de su patria. Tuvo la posibilidad, además, de asistir a festivales poéticos de Colombia, Argelia e Italia, por ejemplo.

A partir de 1989, Grande elaboró críticas de literatura que fueron publicadas en “El Urogallo”, “Cuadernos Hispanoamericanos” y “El Mundo”, entre otros medios. Ya consolidada como autora, Guadalupe asumió un rol cultural muy activo y trabajó en distintas instituciones, como el Teatro Real, la Universidad Popular José Hierro y la Casa de América.

Esta escritora que en 2008 fue beneficiada con la Beca Valle-Inclán para la Creación Literaria encontró la muerte el 2 de enero de 2021. A modo de homenaje, Tes Nehuén desarrolló en este portal un artículo que aporta datos de interés sobre las vivencias y el legado de Guadalupe Grande.

Poemas de Guadalupe Grande en Poemas del Alma: https://www.poemas-del-alma.com/guadalupe-grande.htm

Comentarios1

  • Antonio José Royuela

    Era encantadora. Parecía distante por su semblante serio, pero cuando la conocías te dabas cuenta que era un cielo. La conocí muy bien. Estuve en su casa varias veces con ella y con su madre. Compartí alguna cerveza con ella. y la llevaré siempre en el corazón. Un saludo, Julián.



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.