Biografía de Carlos Rubiera

El músico y escritor asturiano José Carlos Rubiera Tuya nació el 2 de febrero de 1956 en Gijón. Su formación académica tuvo lugar primero en la Universidad de Oviedo, donde estudió Magisterio, y luego en los conservatorios de Oviedo y Gijón, sitios donde adquirió los conocimientos musicales que le permitieron no sólo destacarse como cantautor, sino también enseñar.

Carlos RubieraEn el plano literario, Rubiera comenzó a brillar desde los quince años de vida, ya que por ese entonces ganó un concurso de monólogos en Oviedo gracias a «La sidriquina». Tiempo después, la obra titulada «La cultura asturiana, presente y perspectivas» lo haría merecedor de otro reconocimiento, el premio Juan Uría Riu de Ensayo.

Su primer libro de relatos, «Cuentos de tres la Guerra», fue publicado en 1981. A partir de allí, el también profesor de música y asturiano (actividad que ha desarrollado, por ejemplo, en la Universidad Popular de Gijón y en el colegio El Bosquín) fue sumando a su producción literaria títulos como «Ñublu de mar y de distancia», «Vida y aventuras de Musín», «Romance de la boroña preñada», «Cuentos de bona oreya» y «Veinte sonetos de la vida y la muerte». Además, con el paso de los años, este músico escritor se convertiría en uno de los primeros miembros de número de la Academia de la Lengua Asturiana.

Pero no todo en la vida del autor de populares canciones como «La capitana», «Sardinera de Xixón» y «Llorando y al Rhin» pasa por la música, la difusión de la lengua asturiana o su faceta literaria. A lo largo de su trayectoria, Carlos Rubiera ha sabido desempeñarse también como presentador de programas en el centro territorial de Televisión Española y en la emisora Radio Mar, realizó colaboraciones para la sección «Alitar Asturies» del diario «El Comercio» y, en 1985, fue miembro fundador del Partíu Asturianista.

Comentarios1

  • Julio Cesar

    Destacar que a fecha de hoy se dedica a "maltratar física y mentalmente" a los alumnos en el C.P. Montevil, donde es conocido por su afición a clavarles un lápiz afilado, dar bofetones, etc, ademas de hacerles comentarios fuera de lugar para traumatizar a los niños. Reseñar que a este centro llegó rebotado ya de otro donde tampoco gustaban sus metodos pedagogicos de la epoca de la dictadura.



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.