Poemas favoritos

 

José Asunción Silva



DÍA DE DIFUNTOS




La luz vaga... opaco el día,
la llovizna cae y moja
con sus hilos penetrantes la ciudad desierta y fría.
Por el aire tenebroso ignorada mano arroja
un oscuro velo opaco de letal melancolía,
y no hay nadie que, en lo íntimo, no se aquiete y se recoja
al mirar las nieblas grises de la atmósfera sombría,
y al oír en las alturas
melancólicas y oscuras
los acentos dejativos
y tristísimos e inciertos
con que suenan las campanas
¡las campanas plañideras que les hablan a los vivos
de los muertos!
¡Y hay algo angustioso e incierto
que mezcla a ese sonido su sonido,
e inarmónico vibra en el concierto
que alzan los bronces al tocar a muerto,
por todos los que han sido!
Es la voz de una campana
que va marcando la hora,
hoy lo mismo que mañana,
rítmica, igual y sonora,
una campana se queja,
y la otra campana llora,
ésa tiene voz de vieja,
ésta de niña que ora.
Las campanas más grandes, que dan un doble recio
suenan con acento de místico desprecio,
mas la campana que da la hora
ríe, no llora.
Tiene en su timbre seco sutiles ironías,
su voz parece que habla de goces, de alegrías,
de placeres, de citas, de fiestas y de bailes,
de las preocupaciones que llenan nuestros días,
es una voz del siglo entre un coro de frailes,
y con sus notas se ríe,
escéptica y burladora,
de la campana que ruega
de la campana que implora
y de cuanto aquel coro conmemora,
y es porque con su retintín
ella midió el dolor humano
y marcó del dolor el fin;
por eso se ríe del grave esquilón
que suena allá arriba con fúnebre són,
por eso interrumpe los tristes conciertos
con que el bronce santo llora por los muertos...
¡No la oigáis, oh bronces! ¡no la oigáis, campanas,
que con la voz grave de ese clamoreo,
rogáis por los seres que duermen ahora
lejos de la vida, libres del deseo,
lejos de las rudas batallas humanas!
¡Seguid en el aire vuestro bamboleo,
no la oigáis, campanas!
¿Contra lo imposible qué puede el deseo?
Allá arriba suena,
rítmica y serena,
esa voz de öro
y sin que lo impidan sus graves hermanas
que rezan en coro,
la campana del reló
suena, suena, suena ahora
y dice que ella marcó
con su vibración sonora
de los olvidos la hora,
que después de la velada,
que pasó cada difunto,
en una sala enlutada
y con la familia junto
en dolorosa actitud
mientras la luz de los cirios
alumbraba el ataúd
y las coronas de lirios,
que después de la tristura
de los gritos de dolor,
de las frases de amargura,
del llanto desgarrador,
marcó ella misma el momento
en que con la languidez
del luto huyó el pensamiento
del muerto, y el sentimiento...
seis meses más tarde o diez...
Y hoy, día de muertos, ahora que flota,
en las nieblas grises la melancolía,
en que la llovizna cae, gota a gota,
y con sus tristezas los nervios embota,
y envuelve en un manto de la ciudad sombría,
ella que ha medido la hora y el día
en que a cada casa, lúgubre y vacía
tras del luto breve volvió la alegría;
ella que ha marcado la hora del baile
en que al año justo, un vestido aéreo,
estrena la niña, cuya madre duerme
olvidada y sola, en el cementerio
suena indiferente a la voz de fraile
del esquilón grave y a su canto serio;
ella que ha medido la hora precisa,
en que a cada boca, que el dolor sellaba,
como por encanto volvió la sonrisa,
esa precursora de la carcajada,
ella que ha marcado la hora en que el viudo
habló de suicidio y pidió el arsénico
cuando aun en la alcoba, recién perfumada,
flotaba el aroma del ácido fénico
y ha marcado luego la hora en que, mudo
por las emociones con que el goce agobia,
para que lo unieran con sagrado nudo,
a la misma iglesia fue con otra novia;
¡ella no comprende nada del misterio
de aquellas quejumbres que pueblan el aire,
y lo ve en la vida todo jocoserio
y sigue marcando con el mismo modo
el mismo entusiasmo y el mismo desgaire
la huida del tiempo que lo borra todo!
Y eso es lo angustioso y lo incierto
que flota en el sonido
ésa es la nota irónica que vibra en el concierto
que alzan los bronces al tocar a muerto.
¡Por todos los que han sido!
ésa es la voz fina y sutil,
de vibraciones de cristal,
que con acento juvenil
indiferente al bien y al mal,
mide lo mismo la hora vil,
que la sublime o la fatal
y resuena en las alturas,
melancólicas y oscuras
sin tener en su tañido
claro, rítmico y sonoro,
los acentos dejativos
y tristísimos e inciertos
de aquel misterioso coro,
con que ruegan las campanas, las campanas,
¡las campanas plañideras
que les hablan a los vivos
de los muertos!

Ver métrica de este poema






Poemas de José Asunción Silva



Poema Siguiente >>






  • 1
    nancy

    este poema sta muy largo y no me late

  • 2
    susuky

    esta muy largo quiero otro mas corto

  • 3
    macarena

    puaj!

  • 4
    ratita

    simon esta muy lrgo por so no lo lei pero la poesia es siempre hermosa!!

  • 5
    Elsy Alpire VacaPuntos: 25858

    Elsy Alpire Vaca

    Gran poeta, gran poesía, me ha parecido sensacional!!! Bellísima poesía. Me fascinó. Gracias.

    Calificó este poema con un 10

  • 6
    Juan MontillaPuntos: 511

    Juan Montilla

    amigo supongo que hasta tus neuronas se quemaron de tanto pensar en un solo poema. Me gusta su rima, su mensaje, paro hasta parece que si es un poema, el lector lee buscando su final...y aqui parece que está muy lejos!. Demuestra tus buenas cualidades en algo más definido y corto. Discúlpame y te felicito por tus buenas cualiddades de poeta

    • Agustinfranco
      Puntos: 5447
      Agustinfranco dijo:
      28 del 6 de 2011 a las 13:14

      Amigo Juan Montilla. Creo que te equivocas a l suponer que este hermoso poema es creación de uno de los miembros de esta comunidad. Esta es obra de un poeta colombiano muy reconocido y fallecido ya hace más de un siglo. Si me equivoco en mi impresión, me disculpas, de todas formas la poesía es atemporal porque expresa sentimientos que no pierden vigencia.
      Un abrazo.

  • 7
    requenaPuntos: 3708

    requena

    Hermoso poema amigo Jóse Asunción, ideal para las fiestas de difuntos saludos y suerte

    Calificó este poema con un 10

  • 8
    AgustinfrancoPuntos: 5447

    Agustinfranco

    Amigo Juan Montilla. Creo que te equivocas a l suponer que este hermoso poema es creación de uno de los miembros de esta comunidad. Esta es obra de un poeta colombiano muy reconocido y fallecido ya hace más de un siglo. Si me equivoco en mi impresión, me disculpas, de todas formas la poesía es atemporal porque expresa sentimientos que no pierden vigencia.
    Un abrazo.

  • 9
    EcoPuntos: 714

    Eco

    Leo con interés los poemas elegiacos pero en este caso se trata del día de difuntos: "Por todos los que han sido" dice el poeta. No se trata de una elegía sino de una meditación sobre la muerte, pero resultó elusiva; finalmente el pensamiento que me quedó es que la muerte es como el sol, ese sol nuestro que cada día muere en la tarde ardiente y renace brillante, platicador y gûerito a la mañana siguiente. Y es que es muy difícil recordar a un muerto; dice nuesto pueblo: el muerto al pozo y el vivo al gozo. Buena rima y gracias por compartirlo.

    Calificó este poema con un 10

  • 10
    CedroPuntos: 4307

    Cedro

    Es un poema bello, describe las sensaciones que se sienten en un momento tan dramático como el de un día de difuntos. Gracias por compartir.

    Calificó este poema con un 10

  • 11
    Rafael Merida Cruz-LascanoPuntos: 24166

    Rafael Merida Cruz-Lascano

    ^Precioso poema Felicitaciones.

    Rafael.-



Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.

Gestionado con WordPress

SitemapSitemap 2Sitemap 3PrivacidadContacto — Publicidad