El acto de describir supone representar la realidad a través de palabras. El contenido de una descripción detiene el avance del tiempo para observar detalles de una persona, un objeto o una situación, por ejemplo.

Texto descriptivoEl texto descriptivo, por lo tanto, consiste en la representación verbal real de algo o alguien. El autor de este tipo de textos intenta que el lector pueda hacerse de una imagen exacta de la realidad, que se transmite mediante las palabras.

Pueden mencionarse dos tipos de descripción, cada una con sus propias características: la técnica y la literaria. La descripción técnica resalta el valor de la objetividad, para que la información no distorsione la realidad con opiniones o puntos de vistas. Por eso, estas descripciones presentan palabras técnicas y un lenguaje formal.

La descripción literaria, en cambio, resalta la subjetividad del autor y su visión del mundo. Por lo tanto, incluye palabras que, cumpliendo con el objetivo de todo texto literario, generen un efecto estético. El hecho de que la subjetividad del escritor esté en manifiesto implica que la realidad presentada pueda ser imaginaria.

Los textos descriptivos, sean técnicos o literarios, son atemporales: al momento de realizar la descripción, el autor “detiene” el tiempo para tomar una especie de fotografía verbal.

La primera etapa del proceso de descripción consiste en la observación de la realidad, analizando los detalles que serán utilizados en el texto. El segundo paso incluye el ordenamiento de la información, de modo que el lector pueda interpretar el texto. Por último, la tercera fase se encarga de presentar todo aquello que fue definido en las primeras dos. Por eso, el proceso descriptivo siempre define la realidad, la sitúa en el espacio y en el tiempo y la califica.

Entre los tipos de textos descriptivos literarios se encuentran el retrato (caracterización de personajes por sus rasgos físicos y psíquicos), la caricatura (donde se deforman los rasgos con una intención crítica o humorística) y la etopeya (centrados en el carácter, el pensamiento y los aspectos psíquicos).