Luis Elissamburu

Bulling

Los niños buenos,

ni grítan ni dáñan.

Van a la escuela,

con gran ilusión

y un chaleco antibalas.

 

Compárten la gaseosa

y la sabrosa vianda,

con los mismos compañeros

que los insúltan

y pórtan navajas.

 

Dios los protege

hasta volver a casa.

Ni la ley,

ni los maestros,

pueden hacer nada.

Comentarios2

  • Elida Isabel Gimenez Toscanini

    Mucho gusto.
    Muy bueno que a través de la poesía se desnude un tema tan doloroso des esta cruda realidad que es el acoso escolar, "el bullying", esa violencia que se siembra de distintas maneras por todos lados desde el hogar, los medios de comunicación, la vida social, y se cosecha esta respuesta en los niños y adolescentes.
    un cordial saludo

    • Luis Elissamburu

      Grácias por tu comentario y por leer esta modesta contribución al problema que no puedo solucionar.
      La violencia es parte de nuestra esencia, pero tiene un límite natural, que parece no existir hoy.
      Un saludo para ti.

  • andres fernandez ruiz

    Uff...tremendo.
    Saludos

    • Luis Elissamburu

      Grácias por tu comentario.
      Saludos para ti.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.