Para conocer el contenido de “Tirano Banderas”, hay tres alternativas: una es conseguir la película dirigida por José Luis García Sánchez que se estrenó en 1993, otra es tratar de encontrar la forma de disfrutarlo en teatro y la tercera, relacionada de forma directa con Poemas del Alma, es leer el libro que Ramón María del Valle-Inclán publicó en 1926. Después de todo, no se puede dejar de reconocer que, pese a la trascendencia y a las adaptaciones que se hicieron, todas las opciones planteadas fueron desarrolladas a partir de la novela. De ahí la importancia y el atractivo de disfrutar esta historia a través del material publicado.

Esta obra que forma parte de la destacada producción del dramaturgo, poeta y novelista español gira en torno a la caída y muerte del dictador sudamericano Santos Banderas, un autoritario y cruel personaje que, al igual que tantos otros a lo largo de la historia, supo mantener el poder a través del terror y la opresión.

En el ámbito literario, “Tirano Banderas” está compuesto por un prólogo, siete partes que, a su vez, están divididas y un epílogo. Bajo esa estructura, su creador desarrolla en tercera persona, es decir, a través de la narración de un narrador-observador, la dramática historia que no sólo incluye la descripción de los hechos finales, sino también el perfil de cada uno de los personajes y el contexto en el que transcurre la acción.

Aunque no se sabe con exactitud la época en la que tiene lugar este relato, algunos indicios ayudan a situarlo en años cercanos al 1880. En cuanto al lenguaje empleado por Valle-Inclán, puede decirse que, en este trabajo que guarda importantes similitudes con el formato teatral, el autor utilizó dialectos hispanoamericanos, aunque las expresiones varían de acuerdo al lugar de origen y al nivel sociocultural de los protagonistas.