En 1997, el chaman, maestro y escritor mexicano Miguel Ángel Ruiz publicó “Los cuatro acuerdos” y, gracias a él, llegó a vender más de cuatro millones de ejemplares y a tener fama a nivel mundial.

A través de este ensayo inspirado en la sabiduría de los antiguos toltecas, el autor sugiere ser correcto al hablar, no tomar nada de forma personal, evitar las suposiciones y dar siempre lo mejor de uno.

La idea, como se puede comprobar al conocer el contenido de esta interesante obra de fácil lectura, es entender cómo debería pensar y actuar el ser humano para hallar el equilibrio y la autonomía de forma absoluta, es decir, en todos los ámbitos. Para lograr ese propósito, considera el creador de este atractivo trabajo, el hombre debe eliminar todas las creencias que lo limitan y reemplazarlas por otras que se asemejen a su realidad interior y le permitan ser libre.

“Los cuatro acuerdos” es una propuesta literaria que, por sus características, está considerada como una guía práctica para conseguir la libertad personal. Su contenido está basado en el conocimiento tolteca, un saber relacionado a la vida espiritual que, pese a no ser una religión, reconoce el trabajo de todos los maestros espirituales que han enseñado en la Tierra. Para muchos, los fundamentos toltecas son una forma de vida que les permiten encontrar, de modo sencillo, el amor y la felicidad.

Al seguir los cuatro consejos brindados, explica Ruíz, la energía se concentrará en la verdad y el amor y, de esta forma, no habrá posibilidades de atentar por medio de la palabra contra terceros ni contra uno mismo, se evitarán sufrimientos innecesarios derivados de pensamientos u opiniones de otras personas, no habrá suposiciones que generen problemas interiores y uno tendrá la posibilidad de demostrar sus capacidades ante cualquier circunstancia.