De vez en cuando la vida nos sorprende con situaciones que podemos llegar a asociar a la casualidad sin tener en cuenta que mucho de lo que sucede responde a la causalidad. La suerte existe, pero cuando uno empieza a buscar razones de lo que acontece en su presente puede advertir que todo tiene una explicación y que, muchas veces, aparece en nuestro camino aquello que, consciente o inconscientemente, sabemos que necesitamos.

El memorandum de DiosPor esa razón, si por estos días llega a sus manos un libro como “El memorándum de Dios”, un texto elaborado por el exitoso escritor estadounidense Og Mandino, no se queden con la idea básica de haber recibido un simple regalo navideño. Piensen, analicen su estado actual e intenten descubrir en ese obsequio una herramienta capaz de ayudarlos a mejorar y a crecer como personas.

Tal vez, el contenido de esta publicación que desde hace tiempo está disponible en numerosas librerías del mundo los reconforte con sabias palabras, los invite a reflexionar y los estimule a modificar aquellas conductas que no terminan por beneficiarlos.

A Og Mandino se lo suele conocer por trabajos como “El milagro más grande del mundo”, “El don de la estrella”, “El don del orador” y “El vendedor más grande del mundo”, pero no muchos aficionados a la literatura de autoayuda saben que su legado también incluye propuestas como la que hoy ha querido recordar Poemas del Alma.

“El memorándum de Dios” no tiene por qué cautivar y dejar conformes a todos los lectores, pero si el destino les ha puesto frente a sus ojos un ejemplar de este material, no duden en averiguar qué se esconde en su interior. Si logran apreciarlo como algo más que un texto interesante es probable que puedan extraer de él un conjunto de ideas que, al ponerlo en práctica, provoque una transformación positiva en sus espíritus.